Especial

"Thanks USA"

Me siento avergonzado, me siento enojado, mejor dicho estoy encabronado. Más allá de la vergonzosa aspiración al repechaje que se obtuvo por una carambola de tres bandas en la que tuvo mucho que ver la selección de Estados Unidos, lamento profundamente que todos los recursos, que son muchos, que todos los apoyos, que son incontables y sobre todo, la gran afición mexicana esté pagando el precio de una pésima administración del futbol por personas y empresas que se han dedicado a socavar la personalidad del futbolista mexicano al hacerle creer que lo único importante en este deporte profesional es el dinero.

Lo que nos deja esta jornada del Hexagonal es el resultado de un proceso degenerativo que inició hace muchos años en el ámbito del futbol profesional en México y tiene que ver principalmente con los hombres de pantalón largo, que investidos de una gran soberbia, le fueron cambiando el rostro al deporte profesional, convirtiéndolo en una caricatura y tomándolo como una fuente de ingresos.

A lo largo de estos años los dueños del balón, los directivos de la FMF y todos sus jilgueros a sueldo se convirtieron en figuras intocables, perfectos, sin aceptar crítica alguna, sin aceptar sugerencias y en base a su posición de mando y de control absoluto del espectáculo creyeron que con esa fórmula, con solo evitar que la gente supiese la realidad de su deporte podían librar cualquier escollo y se abandonaron a su poder omnímodo y absoluto.

De tal manera que contagiaron a los jugadores de esa sensación y esa prepotencia y los convirtieron en soldaditos de trapo, sin personalidad alguna y sin espíritu de competencia. Hoy pagamos las consecuencias de tal soberbia, los que insistían en el desafortunado “gigante de la Concacaf” hoy tendrían que estar muy alejados del ambiente del futbol.

PD. Si tuvieran vergüenza, Justino Compeán, Iñárritú y compañía deberían haber renunciado al silbatazo final del árbitro. Qué triste es ver la caída de tanta soberbia y tanta ineptitud, la afición no se merece esto.

PD 2. Después de lo de ayer, ¿alguien puede seguir pensando que Rafa Márquez es un gran jugador? Impotente en lo deportivo, solo le queda enseñar el cobre.

twitter@calbert57