Especial

Cambios… Para que todo siga igual

Ese es el sino de nuestro país, vivir en una eterna simulación de “cambios virtuales” con objeto de que “todo siga igual”, lo mismo en política, economía, salud, educación, vivienda, trabajo, leyes, programas gubernamentales, partidos políticos, cultura, deporte, civismo, ciencia, entretenimiento, espectáculos, etc,… Somos el país de las mil y una máscaras tras las cuales cualquier intento de cambio serio y conveniente para las mayorías se puede fingir en aras de que nada cambie, con objeto de que quienes disfrutan y aprovechan las aguas revueltas, sigan ordeñando esas pingues utilidades que este estatus les ofrece.

México es un país en el cual, todo es fácil y rápidamente “olvidable”, por lo menos a corto plazo, aunque ya sabemos que los problemas regresarán a la palestra pública más temprano que tarde para seguir con este sistema de quejas cíclicas que conforman nuestro día a día de manera “costumbrista”, pero “inútil”.

Lo grave de este sistema de vida es que ya nos acostumbramos a vivir en el pecado de la indiferencia a la realidad para subsistir en la queja virtual, somos expertos en quejarnos, gritar y patalear en nuestro entorno, con nuestros cuates, con la familia, en petit comité, ah, pero solo ahí, en lo íntimo y oscurito, somos habladores más que activistas… ¿Y todo esto para qué me dirán ustedes?... Es mi respuesta a la enorme cantidad de personas que me preguntan ¿qué pasaría si el Tri no califica al mundial?

NO PASARÍA NADA DE NADA

Sería tema de conversación dos meses, se hablaría pestes del jugador mexicano y la gente de pantalón corto, se harían reportajes de los millones que algunas empresas perderían, los Compeán y los Decio se esconderían momentáneamente, pero hasta ahí, en tres meses iniciarían las campañas mediáticas para seguir engañando al aficionado, se reconstruiría el tejido promocional, y todo seguiría igual que hoy. El negocio es el negocio y es lo único que importa a los dueños del balón, lo demás, lo deportivo, los fundamental, ni les interesa ni lo cambiarían…

PD. Los mexicanos tenemos memoria, pero no dignidad.

twitter@calbert57