Al Derecho

Lo difícil de la política

En su estancia en Italia el presidente Enrique Peña Nieto impuso a Giovanni Sartori el Águila Azteca, máxima condecoración que otorga el gobierno mexicano y que se le concedió al politólogo italiano como reconocimiento a su contribución en el desarrollo de la democracia.

Sartori nació en Florencia en 1924, fue profesor de universidades italianas, así como de Stanford, Yale, Harvard y Columbia; ha recibido varios Doctorados Honoris Causa (uno de la Universidad de Guadalajara) y ha escrito libros clásicos sobre teoría política, democracia, partidos políticos, filosofía y sociología política.

En el libro Ingeniería constitucional comparada (FCE, 1994), Sartori escribió un capítulo: “Lo difícil de la política”, ahí explica que la creciente dificultad de la política se debe principalmente a tres razones: la revolución de los estudiantes de los años sesenta que sacó a la luz una nueva clase primitivismo y negativismo democráticos; a la corrupción y el rechazo a la política; y a lo que él denominó videopolítica y videodemocracia.

Sartori sostiene que la generación de la revolución estudiantil se convenció a sí misma de que la “democracia real” consistía en dar cada vez más poder a más y más gente, cosa equivocada ya que la democracia no puede ser sencillamente el “poder del pueblo” porque éste es solo un nombre abreviado de la expresión completa: “el poder del pueblo sobre el pueblo”.

El resultado neto de eso a lo que llama “simplismo” es que la vieja maquinaria de la política recibe muchos garrotazos, que se ha dedicado mucho tiempo e ingenio a la ampliación de la “democracia horizontal” y se ha ignorado que a final de cuentas la democracia es, y no puede evitar ser, un sistema de gobierno, y cuando se descuida la función de gobierno, lo empeoramos e incluso ponemos en peligro su funcionamiento.

Por lo que hace al rechazo de la política derivado de la corrupción, Sartori afirmaba en 1994, que la avaricia y la corrupción han llegado a niveles sin precedentes. La corrupción política ha llegado al punto que ha corrompido a la política ya que la política sucia del dinero sucio ha ido aumentando durante bastante tiempo por tres razones: por la pérdida de la ética, en particular, de la ética del servicio público; una razón formidable es que hay demasiado dinero en el medio; la tercera, que el costo de la política se ha vuelto excesivo y en gran medida está fuera de control.

La conclusión que propone Sartori es que a medida que se debilita la ética, las tentaciones aumentan porque llegan continuamente cantidades de dinero asombrosas, de ahí que para contrarrestar la corrupción en la política propone reducir el costo de la política, porque en parte, el dinero sucio es “dinero necesario” para cubrir el costo del poder ser elegido, por lo que se debería limitar algunos gastos electorales, y las democracias deben quitarse la suciedad ya que “la limpieza de la política” es la principal prioridad de nuestra época.

Sartori fue pionero en el análisis de la influencia de la televisión en la política, para él, la revolución de los medios de comunicación y, en su estela, la videopolítica y la videodemocracia cambiaron nuestra forma de vida. Su tesis central fue que el Homo sapiens fue desplazado por el Homo videns, un animal fabricado por la televisión cuya mente ya no es conformada por conceptos, por elaboraciones mentales, sino por imágenes. Su libro La Sociedad teledirigida, el Homo videns es seguramente el que tuvo mayor impacto en el mundo.

La videopolítica, dijo Sartori desde hace varias décadas, influye profundamente en las elecciones, es decir en las decisiones que toman los políticos, porque los políticos reaccionan cada vez con más frecuencia, no a los acontecimientos mismos, sino a los hechos que presenta la televisión, la videopolítica también cambia al ciudadano, porque el ciudadano que ve la política en imágenes es un protagonista totalmente nuevo dentro o fuera del proceso político. 

Seguramente más impactante que la televisión será el uso intenso de las redes sociales que han irrumpido de manera decisiva en la política y en las elecciones.

A las dificultades de la política que señala Sartori se debe añadir la influencia de las redes sociales, factor que será determinante en el resultado de elecciones y en el éxito o fracaso de muchos políticos.

 

csepulveda108@gmail.com