Al Derecho

Segregación racial

La lucha por la igualdad racial ha sido un proceso largo, difícil y contradictorio, en Estados Unidos la Suprema Corte dictó, entre 1857 y 1954, tres sentencias muy relevantes sobre la esclavitud, segregación y discriminación que padecía la población negra, en esos cien años se cometieron tantos abusos y humillaciones en contra de esa minoría racial que pareciera que los esfuerzos realizados en las últimas décadas no han sido suficientes para reparar tanta injusticia.

El caso Dred Scott V. Sanford es uno de los más famosos, Dred, negro, nacido en Virginia como esclavo (inicialmente se llamaba Sam) fue vendido a un médico militar que se trasladaba de un estado a otro. En 1846 interpuso una demanda de libertad en Missouri con el argumento de que después de haber vivido en Illinois y Wisconsin lugares en los estaba prohibida la esclavitud y en donde había cambiado su nombre, tenía derecho a su libertad bajo el principio de que “una vez libre, libre para siempre”. Un jurado le otorgó la libertad a Scott, su propietario el señor Sanford apeló y un Tribunal estatal falló en su favor, el asunto llegó hasta la Corte Suprema.

La Corte resolvió en 1857 (7 votos contra 2) que Scott era aún esclavo y que los esclavos no eran ciudadanos en el pleno sentido de la palabra y por lo tanto no le reconocía ningún derecho. Esta sentencia tuvo un impacto enorme, dividió más al país que ya se acercaba a la Guerra Civil; la Declaración de Emancipación de Lincoln (1863) que reconoció como hombres libres a esclavos de algunos estados (no a todos los 4 millones) fue un paso importante que sería elevado a rango constitucional en 1865 con la treceava enmienda.

Otro caso célebre fue Plessy V. Ferguson, en 1896 el señor Plessy, mulato de Nueva Orleans (tenía una octava parte de negro) compró un boleto de tren en el vagón para blancos con el argumento de que al amparo de las enmiendas constitucionales blancos y negros eran libres e iguales, pero fue arrestado por negarse a viajar en los vagones exclusivos para negros; la Corte aplicó la doctrina “iguales pero separados” y consagró constitucionalmente la discriminación racial al sostener que esos derechos no se ven menoscabados por las leyes segregacionistas, las que no desconocen el derecho de las minorías raciales a la igualdad de protección a la ley siempre y cuando las instalaciones o servicios segregados en escuelas, restaurantes, baños, transportes, hubiera espacios separados y exclusivos para blancos y para negros lo que aseguraba cumplir el principio de “iguales pero separados”, tesis segregacionista que prevaleció medio siglo más.

La sentencia del 17 de mayo de 1954 en el caso Brown v. Board of Education of Topeka está considerada una de las más importantes ya que revertía una realidad impuesta en el siglo XIX marcó el inicio del proceso de eliminación de la segregación racial. Ese día (hace sesenta años) la Corte decidió que la segregación de niños blancos y negros en escuelas públicas perjudicaba a éstos, que el hecho que tal práctica la permitiera la ley se percibía como un indicio de inferioridad de la raza negra y reconocía que un sistema con escuelas separadas era intrínsecamente desigualitario.

La trascendencia de esa sentencia empezó a cambiar muchas cosas, seguramente el arresto de Rosa Parks en Montgomery (en 1955) porque se negó a dejar su lugar en el autobús a un blanco fue un suceso histórico que trajo consecuencias trascendentales, consagró a Martin Luther King, entonces de 28 años, como líder de la causa igualitaria y quien guió a la población de color hasta que se aprobaron leyes y programas en su favor, además fue un factor decisivo  en la formación de una  conciencia igualitaria en la sociedad americana.

Hace unos días se conmemoró el 50 aniversario de la expedición de la Ley de Derecho Civiles promulgada por el presidente Johnson, ley señera en su programa Gran Sociedad, conjunto de reformas sociales que pretendía acabar con la pobreza, injusticia social y el racismo en esa nación.

Los avances en superar las diferencias raciales son significativos, ahora el problema que enfrenta la humanidad en su conjunto es revertir la discriminación y desigualdad social y económica que producen la ignorancia y la pobreza.

 

csepulveda108@gmail.com