Al Derecho

Retos electorales

El primer reto que habrán de enfrentar las nuevas dirigencias partidistas serán las elecciones que se celebrarán en el 2016 en doce estados de la República en que se elegirán gobernadores, esas entidades representan el 37 por ciento del total, sus 36’136,895 habitantes (población oficial del censo 2010) son el 32.16 por ciento de la población nacional y los 26’251,898 ciudadanos inscritos en el listado nominal de electores al 31 de julio del 2015 comprenden el 31.79 por ciento del total nacional.

La elección de los gobernadores en los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas supone, para efectos prácticos y de manera simétrica que en una tercera parte del territorio el tercio del total de electores mexicanos podrán elegir a sus nuevos gobernantes, dato significativo en esta elección ya que la población en varias entidades varía considerablemente.

Ejemplo de esas asimetrías es que del total nacional de ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores en las seis entidades de mayor población, Estado de México, Distrito Federal, Veracruz, Jalisco (cuarto lugar nacional),  Puebla y Guanajuato se concentra el 40 por ciento del total de electores; mientras que en los cinco estados de menor población, Baja California Sur (460,405 electores), Colima (494,367), Nayarit (784,838), Tlaxcala (846,014) y Aguascalientes (857,912) apenas se rebasa el 4 por ciento del total de ciudadanos inscritos en el listado nominal.

La elección de gobernador en los doce estados en que habrá comicios el próximo año serán el primer reto que habrán de enfrentar los nuevos liderazgos partidistas, tanto porque abarcan la tercera parte de votantes potenciales como por el hecho que en tres de esos estados, Oaxaca, Puebla y Sinaloa, los actuales gobernadores fueron electos en coaliciones en las que participaron conjuntamente el PAN, PRD y PCD (hoy PMC) y será interesante ver si dichas alianzas electorales subsistirán, se extenderán a otros estados o de plano desaparecerán.

En las actuales circunstancias pareciera que esas alianzas contra natura no tendrían futuro, sobre todo si se toma en cuenta lo sucedido en el caso de Oaxaca en donde esa coalición contribuyó a la ingobernabilidad que se vivió durante todo el sexenio, en ese naufragio mucha culpa tienen los partidos que apoyaron electoralmente a Gabino Cué, al que abandonaron, a quien no le exigieron resultados ni supieron orientar para revertir sus debilidades, ¿en la magnitud del desastre político y el caos administrativo oaxaqueño, qué partidos son más culpables?  

Rafael Moreno Valle, ex priista y gobernador de Puebla, también fue producto de una coalición electoral, sin embargo Moreno rápidamente se definió acérrimo panista, a tal grado que abiertamente se ha destapado ya como precandidato de ese partido para la presidencia en el 2018, opero ahora que quedará sin poder ya veremos que tanto se reducen sus posibilidades y si el excesivo gasto publicitario que hizo en los seis años le sirvió de algo, de igual manera, se verá si el resultado electoral de esa entidad el próximo año limita o amplia sus posibilidades.

En Sinaloa pareciera que el propio gobernador, también ex priista, fue quien se desmarcó de los partidos que lo apoyaron electoralmente y eso le permitió un mayor margen de acción, sin embargo, el problema en esa entidad, para todos los partidos, nuevamente se llama Manuel Clouthier (Jr.), quien resultó electo diputado federal como candidato independiente y seguramente querrá volver a competir para la gubernatura en ese carácter, lo que sin duda hará más competida esa elección.

En las otras nueve entidades gobierna el PRI pero el escenario que se prevé es similar para todas las fuerzas políticas: la debilidad panista, la división de candidaturas y de votos que se dará entre el PRD y Morena, que puede ser atenuada en la medida en que sean capaces de formar alianzas, y de no lograrse éstas entre las izquierdas se ve más difícil que se repitan las uniones PRD-PAN,  el tema novedoso será que en varios estados se puede presentar una abierta y más cerrada lucha electoral con candidatos independientes.

El reto que tienen los partidos de postular candidatos con trayectorias de vida personal y profesional debe estar respaldado con los buenos resultados de gobiernos eficaces pues para ganar las elecciones ya no es suficiente postular buenos candidatos y hacer campañas costosas y ruidosas.

 

csepulveda108@gmail.com