Al Derecho

Reinas

La monarquía en Inglaterra se estableció en el siglo IX, con excepción de 1649 año en que fue ejecutado el Rey Carlos I y hasta 1660 que se repuso en el trono a su hijo Carlos II, en más de mil años han reinado diferentes casas dinásticas como los Saxon, Normandos, Plantagenet, Lancaster, York, Tudor, Estuardo, Hannover, cuyos primeros reyes (los Jorge) fueron nefastos y de donde proviene la actual casa reinante que cambió este apellido por el de Windsor.

De 1714 al 2014 el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte ha tenido doce monarcas, diez varones y dos mujeres, la reina Victoria ejerció su reinado 64 años (1837-1901) e Isabel II, coronada en 1952 lleva ya  62 años como soberana, en estos 300 años ambas casi cuadruplican el tiempo de mando de los hombres, pues esa decena de reyes en conjunto suman 174 años en el cetro.

El hecho que solo dos mujeres han estado al frente de la monarquía británica 126 años (más los que le faltan a la actual reina) no tiene explicación, pero seguramente las mujeres son más longevas, más sanas, ejercen el poder con más gusto, prudencia y moderación, no se estresan ni enloquecen mandando, tienen gran sentido del deber pues ambas cumplieron como madres (Victoria tuvo nueve hijos e Isabel cuatro) y además ejercieron sus funciones como jefas de Estado de manera admirable.

A la reina Victoria le tocó la consolidación del Imperio británico, a su tataranieta su desintegración, pero no obstante que desde 1955 decenas de países han obtenido su independencia, la reina Isabel II sigue siendo jefa de Estado de 16 naciones, entre otras, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Jamaica, Belice y varios países del Caribe, es además la líder de los 54 países que integran la Commonwealth o mancomunidad de naciones británicas.

En estos 62 años a la reina Isabel le ha tocado convivir con siete Papas, doce presidentes de México, doce de Estados Unidos, trece primeros ministros, entre ellos Winston Churchill y Margaret Thatcher, la controvertida política británica, única mujer que ha presidido un gobierno en esa nación y quien en sus once años en el poder, de 1979 a1990, desmanteló el Estado corporativo, doblegó a los poderosos sindicatos, privatizó servicios públicos como ferrocarriles, sistema de salud,  telecomunicaciones, aeronáutica, electricidad, petróleo, gas y siderurgia; ganó una guerra y restableció el respeto por el Reino Unido en el mundo. Sin embargo, el decano de los reyes es Bhumibol Adulyade quien desde hace 68 años ejerce como rey de Tailandia. 

En esta época isabelina varias monarquías han desaparecido, muchos reyes han fallecido o han sido sustituidos, como en Holanda, en donde la reina Guillermina abdicó en 1948 en favor de su hija Juliana, ésta hizo lo mismo en favor de su hija Beatriz en 1980 y en el 2013 Beatriz le cedió el trono a su hijo Guillermo Alejandro; y en Bélgica el rey Leopoldo III abdicó en 1951 en favor de su hijo Balduino quien falleció sin hijos en 1993, le sucedió su hermano Alberto quien en 2013 abdicó en favor de su hijo Felipe.

En junio de 1897, en el sesenta aniversario de la coronación de la reina Victoria, el escritor Henry James dijo: “es imposible vivir durante mucho tiempo en Inglaterra sin sentir que la monarquía es una roca aunque sea, por así decirlo, subterránea. En estos momentos se acentúa la inmovilidad de esa parte de la roca que sobresale de la superficie, se somete al fuego y vemos que resiste con vitalidad que resulta más que profética. El instinto comercial se apoya en ella con una seguridad y un éxito que espantan a cualquier rival, es el mayor premio del mayor de los circos y traerá más dinero a más puertas que cualquier otro acontecimiento que se pueda imaginar, marchará imperturbable por los siglos de los siglos”.

Más allá de la tradición histórica, pompa y glamur, James tenía razón, la monarquía británica es una roca sólida, la línea sucesoria de Isabel II está asegurada, su hijo Carlos, su nieto Guillermo y su bisnieto Jorge de Cambridge están en lista de espera. Dios salve a la reina.

 

csepulveda108@gmail.com