Al Derecho

Población

La práctica de emigrar del campo a las ciudades es un proceso que inició en México desde hace cien años y que se mantiene todavía, en 1910 el 75% de la población mexicana vivía en zonas rurales, hoy el 75% vive en zonas urbanas.

A Jalisco (sin contar el millón y medio de personas que se dice radican en los Estados Unidos) el INEGI le reconoció en el censo del 2010 una población de 7´350,682 habitantes que se distribuyen en los 125 municipios constituidos en un territorio de 80,000 kilómetros; y si la distribución fuera matemática, a cada municipio le corresponderían, en promedio, 58,500 personas.

Pero las cosas no son así, la realidad nos indica que 4´380,600 personas, el 60% de la población jalisciense, se concentra en solo seis ciudades de la Zona (área según decreto estatal del 2009) Metropolitana de Guadalajara y el 40% restante, 2´970,082 personas habitan en 119 municipios, lo que cambia significativamente el promedio anterior pues en este caso al 40% de población estatal le correspondería vivir en municipios de 25,000 habitantes en promedio.

Al analizar los datos censales encontramos que solo 39 municipios (31% del total) cuentan con más de 25,000 habitantes y si a estos se le resta la población de los diez municipios que tienen más de cien mil habitantes (68% de la población total del estado) resulta que de 115 municipios, 43 tienen menos de 10,000 habitantes (el 35%) y que en 16 municipios viven menos de cinco mil personas.

Los 43 municipios que tienen menos de diez mil habitantes suman en conjunto 242,657 pobladores (número menor que la población de Puerto Vallarta), más grave, los municipios de menos de cinco mil pobladores congregan apenas a 56,709 personas, cantidad menor a la población de Ameca, y si un municipio como éste tiene más habitantes que el total de los 16 municipios menos poblados del estado, revela que en Jalisco existe un fuerte  desequilibrio poblacional que provoca distorsiones que afectan la calidad de vida en diversos ordenes y limita la posibilidad de alcanzar un desarrollo más equitativo en el corto plazo.

En contraste con esa escasa concentración poblacional, al comparar el total de habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara con la de otros estados de la República encontramos que la ZMG cuenta con más habitantes que 18 estados de la República mexicana (Sinaloa, Coahuila, Sonora, Hidalgo, San Luis Potosí, Querétaro, entre otros), y tiene mayor número de habitantes que Nayarit, Campeche, Baja California Sur y Colima, ¡juntos!

Al analizar esos datos se constata que Jalisco tiene más población que la de los siete estados menos poblados del país, en efecto, Quintana Roo, Aguascalientes, Tlaxcala, Nayarit, Campeche, Baja California Sur y Colima, en conjunto suman 7´350,682, cantidad menor que la población total de Jalisco.

Si se extrapolan estas cifras al ámbito de los países miembros de la OEA, encontramos que Jalisco tiene más habitantes que la gran mayoría de las naciones que integran esa Organización regional, y es significativo que nuestro estado tenga más población que países como El Salvador, Honduras, Nicaragua o Paraguay; y algo interesante, Jalisco tiene más población que la de Uruguay, Panamá y Surinam, ¡juntos!

Otro dato, la ZMG concentra más habitantes que los que tienen países como Uruguay, Panamá o Jamaica; y tiene más población que Jamaica y Trinidad y Tobago, juntos; o que Costa Rica y Surinam, juntos. Bueno, hasta Atotonilco compite, sus 57,717 habitantes son más de los que tiene St. Kitts & Neves, país federal que fue un incómodo rival de México en las eliminatorias de la Concacaf.

Ya entrados en esta pretensiosa compulsa, según datos proporcionados por Alberto Boizo, resulta que existen 109 países que tienen una población inferior a la de la Zona Metropolitana de Guadalajara y que la población de ésta es mayor a la suma de la población de los 59 países menos poblados del mundo, ¡juntos!

Los jaliscienses debemos sentirnos orgullosos del crecimiento que ha tenido el estado y de la importancia de su zona conurbada, pero no debemos olvidar que junto a esta moderna expansión, en decenas de pequeños municipios existe una población dispersa que sobrevive con grandes dificultades.

 

csepulveda108@gmail.com