Al Derecho

Pena capital

La pena de muerte es el castigo legal más atroz que se puede imponer a un ser humano, los obispos de los Estados Unidos exigieron la abolición de esa pena, el Papa Francisco en su visita expresó a los congresistas: "No sólo me uno con mi apoyo, sino que animo y aliento a cuantos están convencidos de que una pena justa y necesaria nunca debe excluir la dimensión de la esperanza y el objetivo de la rehabilitación".

Según datos de Amnistía Internacional más de 140 países son abolicionistas en la ley o en la práctica, esta pena se aplica en unos 60 países, en el 2014 fueron condenados a muerte 2,466 personas en 55 países y fueron ejecutadas más de 607 en 22 países (no se incluye a China), al menos 19,094 personas están condenadas a muerte. Los países que aplicaron más penas el año pasado fueron China (número desconocido), Irán 289, Arabia Saudí 90, Irak 61 y Estados Unidos con 35. Después aparecen Sudán, Yemen, Egipto (desde 2013 ha condenado a 1,700 personas), Somalia y Jordania.

Según la teoría, la pena es el castigo que se impone al culpable de una infracción penal y debe ser intimidatoria, porque debe infundir temor para evitar la delincuencia; ejemplar, tanto para el delincuente como para la sociedad; correctiva, siempre debe producir la readaptación social o rehabilitación del sentenciado; eliminatoria, el delincuente debe estar segregado temporal o definitivamente de la sociedad; y justa, proporcionada, no desmesurada o inusitada (desacostumbrada). En cuanto a los fines de la pena se dice que son los de preservar el orden social y rehabilitar al sujeto, salvaguardar los valores esenciales de la colectividad, tutelar los bienes jurídicos individuales y colectivos, así como lograr la reincorporación del sujeto al grupo social.

Las razones por las que no debería existir la pena de muerte son muchas, baste señalar que al imponer esa pena ni se castiga mejor ni se evita la comisión de delitos, no disuade a nadie para dejar de hacer el mal, no contribuye a mejorar la justicia, el número de ejecutados no tiene ninguna relevancia respecto de los índices de criminalidad pues ¿qué significa que en el mundo 607 personas hayan sido castigadas con la muerte? Nada, sólo la barbarie de sumar más muertos de manera inútil.

La invitación del Papa para abolir la pena de muerte en Estados Unidos tiene razón de ser pues esta pena fue declarada constitucional por el Tribunal Supremo en 1976 y desde entonces ha provocado cientos de muertes a pesar que cada año es menor el número de ejecutados. En su edición del 14 de septiembre el periódico **USA Today informa que el número de sentencias dictadas bajó de 315 en 1996 a 73 en el 2014; que el número de prisioneros que esperan en el pabellón de la muerte pasó de 3,593 en el 2000 a 3,000 en la actualidad; el número de ejecuciones cayó de 98 en 1999 a 35 en el 2014 y que en los primeros ocho meses de este año han sido ejecutadas 20 personas (16 en Texas y Missouri), que en 31 estados subsiste la pena de muerte (en siete de estos existe una moratoria), en 19 se ha abolido y que el gobierno federal no la aplica desde 2003.

Respecto del tiempo que se tardan los juicios y la ejecución se dice que van de 6 a 16 años, pero esta semana murió por inyección letal Kelly Renee Gissendaner quien en 1997 planeó y asesinó a su esposo con ayuda de su amante (éste fue condenado a cadena perpetua porque desde un principio se declaró culpable) y no obstante que el Papa intercedió ante el gobernador de Georgia, Kelly fue la primera mujer en ser ejecutada en ese estado en los últimos 70 años.

En los próximos días serán ejecutados, en Oklahoma con inyección letal, Richard Glosspi (no obstante que le pidió a la Corte Suprema que prohibiera inyectar midazolam porque se tarda más tiempo en morir); en Virginia, Alfredo Prieto, salvadoreño, por un doble crimen cometido en 1988 (tiene otra sentencia de muerte en California); en Missouri Kimber Edwards; en Texas, Juan García y en Oklahoma, Benjamin Cole (mató a su hija de nueve meses partiéndole la espina dorsal).

La ONU debería tomar la resolución de eliminar la pena capital en todo el mundo.

csepulveda108@gmail.com