Al Derecho

Liechtenstein

Liechtenstein es un pequeño principado situado entre Suiza y  Austria, es el sexto país más pequeño del mundo, cuenta con 160 kilómetros de superficie territorial, después del Vaticano, Mónaco y Andorra es el de menor superficie de Europa, tiene 36,000 habitantes, (80% católicos), su PIB per cápita  es uno de los más altos del mundo, su idioma es el alemán y su moneda el franco suizo.

En lo político es un Estado unitario que tiene como forma de gobierno una monarquía constitucional parlamentaria, el Landtag (parlamento) lo integran solo 25 diputados electos cada cuatro años, su actual Constitución fue ratificada por el 64% en un referéndum en julio del 2003; se incorporó a la ONU en 1990 y fue el último país europeo que reconoció el voto a la mujer, propuesta aprobada en 1984 por apenas el 51.3% de los votos emitidos en referéndum.

El príncipe Hans Adams II, quien fue jefe de Estado de ese principado de1989 al 2004, escribió el libro El Estado en eltercer milenio (Ariel, 2011) en el que aborda temas como el derecho de autodeterminación, los orígenes del Estado, el papel de la religión en la formación del Estado, el tamaño de los estados, la democracia indirecta (Estados Unidos), la democracia directa (Suiza), las debilidades de la democracia tradicional, el Estado del futuro, capítulo en el que expone sus ideas respecto al Estado de derecho, el Estado social, la enseñanza, las comunicaciones las finanzas, la moneda nacional y al final presenta su proyecto de Constitución para el Estado del tercer milenio o Estado del futuro.

Al exaltar la importancia de la democracia directa señala que si en Liechtenstein una parte de la población no está de acuerdo con una decisión del Parlamento, mil ciudadanos con derecho a voto o el cinco por ciento de ciudadanos como mínimo (1,800 personas) pueden exigir, dentro de un plazo de treinta días, una votación popular, razón por la que él, como jefe de Estado no sanciona con su firma una ley o cambio constitucional hasta que ha transcurrido este llamado plazo de referéndum.

Para él el derecho de iniciativa ciudadana es más importante en ese principado que en Suiza, ya que para presentar una iniciativa de ley se necesitan mil firmas y para una iniciativa constitucional mil quinientas, incluida la posibilidad de presentar una para abolir la monarquía, y enfatiza, si el pueblo vota por mayoría simple la eliminación de ésta el Parlamento tendría que expedir una Constitución republicana que luego se presentaría al pueblo para su ratificación.

Otra característica del sistema político de este pequeño país es que el príncipe tiene facultades que no existen en otras monarquías, frente a las decisiones del pueblo y del Parlamento goza de un derecho de veto, modelo que según el príncipe Adams ofrece una protección eficaz contra las iniciativas demasiado populistas a costa de la generalidad de la población o de alguna minoría.

Hans-Adam II sugiere que el reto del Estado del tercer milenio será desarrollar un modelo que evite las guerras entre Estados, así como las guerras civiles; que sirva no sólo a un grupo privilegiado de personas sino a todas; que ofrezca a las personas un máximo de democracia y de Estado de derecho; y que esté capacitado para competir en la era de la globalización.

Los consejos de este ex jefe de Estado son fáciles de dar, pero haber gobernado un país en el que pueden pasar años para que se cometa un homicidio (en 2013 hubo un solo asesinato), en el que existen 73,200 empresas registradas (el doble de su población y para todos los efectos es un paraíso fiscal) y en donde según el príncipe los gastos de esa monarquía corren a cargo de la fortuna privada de la Casa real, la que además ha apoyado regularmente en el curso de los siglos al país y a su población con donaciones de su fortuna privada (patrimonio que se calcula en miles de millones de dólares) no otorga una experiencia amplia que permita suponer que su visión de sociedad y gobierno pueda ser aplicable en una sociedad pobre, violenta y desigual.

Lo mejor es que existe un lugar en el que Sibylle y treinta y seis mil personas más  viven en auténtica libertad, igualdad y fraternidad como una forma de evitar excesos.

csepulveda108@gmail.com