Al Derecho

Libro anticorrupción

El libro El combate a la corrupción, la gran tarea pendiente en México escrito por Max Kaiser, ex subsecretario de la Función Pública, impreso en octubre del 2014  (Ed. M.A. Porrúa), es un trabajo en el que de manera clara, con amplio conocimiento del tema y con información precisa se analiza el actual sistema mexicano de fiscalización y control.

De manera concisa y ordenada se explican los mecanismos de fiscalización, el régimen de responsabilidad administrativa de los servidores públicos, los delitos que estos pueden cometer en el ejercicio de sus funciones, detalla algunos de los problemas de corrupción que pueden surgir en los procesos de compras gubernamentales y de contratación pública, y expone las convenciones internacionales que México ha suscrito  en materia de combate a la corrupción.

En este libro se comenta el contenido de la reforma anticorrupción aprobada por el Senado en diciembre de 2013, toda vez que ésta sufrió cambios sustanciales en la Cámara de Diputados en febrero del 2015, no se analizan esas modificaciones que serán la base del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción.

Max Kaiser sostiene que el sistema de fiscalización, control y disciplina en México nunca han tenido como tarea central combatir la corrupción, de ahí que combatir la corrupción debe ser una función básica del Estado Democrático, ya que para él, desviar recursos más allá de que sea un acto de corrupción que tenga una carga moral o social negativa y más que por el hecho de evitar que los servidores públicos accedan a beneficios extras, son actos que deben ser sancionados porque el servidor público es desleal al fin del Estado, se coloca por encima de la Constitución y distorsiona el concepto mismo del Estado Democrático.

Explica este ex funcionario que en las discusiones que precedieron a la firma y ratificación de la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción fue prácticamente imposible asumir una definición única y general de corrupción, por lo que se decidió tratar de explicar y contextualizar distintas formas y actos de corrupción, comunes entre las naciones.

Para Kaiser el fenómeno de la corrupción surge, en cada caso, por combinaciones de factores que la hacen posible: oportunidad, necesidad, mal diseño institucional, ambición, impunidad, ambigüedad o vaguedad normativa, exceso –o ausencia- de regulación, intereses personales, presiones, ciclos políticos, entre otras, pero que no existe una causa raíz que exprese todos los casos, como tampoco existe una fórmula única para combatirla eficazmente.

Él mismo desarrolla una fórmula compuesta por cinco elementos que pueden ayudar a entender este fenómeno tan complejo, y afirma, “cuando se menciona la palabra corrupción es necesario comprender las siguientes cinco variables: el tipo, la actividad, el sector, la persona y las circunstancias o el contexto”, después de explicar en qué consiste cada una de éstas, procede a hacer un recuento histórico de la función fiscalizadora en nuestro país, explica los fundamentos legales que la rigen y aporta datos sobre los resultados del trabajo de la Auditoría Superior de la Federación y de la Secretaría de la Función Pública.

Como prueba del fracaso de las tareas de fiscalización en México se muestra que derivado de la revisión de cuentas públicas, en 14 años (1998-2011) la ASF presentó 310 denuncias penales de las cuales únicamente se ha logrado consignar ante el Juez a 19 servidores públicos, cifra irrisoria si se considera el volumen de dinero manejado por centenares de miles de personas.

Por lo que hace a los resultados de la Secretaría de la Función Pública (creada en 1982 como Contraloría General de la Nación) en este libro se da cuenta que entre 2007 y 2012 esa Secretaría impuso 10,781 sanciones administrativas, y que de éstas, se ordenó la destitución de 649 servidores (de un universo de dos millones de empleados); más significativo aún, de las sanciones impuestas, el 82.4 por ciento tuvo como causa algún incumplimiento menor en la declaración patrimonial o alguna negligencia administrativa, otro 9 por ciento se debió a violaciones de alguna normatividad presupuestal, por lo que en ningún caso esas sanciones (el 92 por ciento del total) se debieron a actos de corrupción.

Para reducir la corrupción, es importante pero no suficiente, establecer normas claras y procedimientos expeditos para la imposición de sanciones, pero para combatir la degradación moral que padecemos necesitamos algo más que buenas leyes.

 

csepulveda108@gmail.com