Al Derecho

Idea del federalismo

El federalismo es un sistema de gobierno inventado por los constituyentes que elaboraron la Constitución de los Estados Unidos en 1787, surgió como una manera práctica de resolver problemas concretos del funcionamiento del gobierno después de la independencia, esta nueva forma de organización no fue tomada de la teoría ni copiada de algún país y no obstante que en ninguno de los siete artículos de esa Constitución y en las 27 enmiendas que ha sufrido en 228 años de vigencia se menciona la palabra federal o federalismo es el punto de referencia de todos los sistemas que han adoptado este sistema cuya esencia es que divide los poderes entre el gobierno nacional y los estados.

José Antonio Piqueras en su libro El federalismo la libertad protegida, la convivencia pactada (Cátedra, 2014), sostiene que la experiencia federal es diversa porque eminentemente es una experiencia histórica que nos remite a pactos y a normas jurídicas, inspira doctrinas de la filosofía política, se sirve de la teoría del Estado, es parte sustantiva de ella, alimenta modelos económicos ideales de crecimiento, y por encima de abstracciones y de múltiples tipologías que se lleguen a establecer, la federación ha sido y es experiencia histórica, ya que en ello radica el secreto de la pluralidad de sus propuestas y resultados.

Agrega, el federalismo responde a un modelo histórico de organización del Estado que distribuye y articula el poder mediante dos niveles de participación y adopción de decisiones, el gobierno general y el gobierno de los territorios que integran una nación, para Piqueras, el federalismo no ha sido únicamente una solución técnica a un problema de articulación territorial que atendiera las aspiraciones de los pueblos, ya que en determinadas circunstancias ha respondido a la aspiración del pueblo a gobiernos locales próximos a los gobernados, que permitiesen una participación mayor y un control más riguroso del poder sin renunciar a formar parte de una unidad superior capaz de promover con mejores garantías las libertades, la seguridad y el progreso colectivo.

El federalismo moderno fue pensado a finales del siglo XVIII, su fase heroica transcurre entre 1776 y 1936, ha sido narrada por sus protagonistas y herederos en tono épico, con un énfasis que sacrifica el rigor del conocimiento y del relato al esfuerzo por despertar en el público una empatía natural hacia los acontecimientos fundacionales que supuestamente revelaron el carácter peculiar de los pueblos, en la edad dorada del federalismo el proyecto federal entusiasmaba a sus defensores, fuera lo que fuese lo que entendían por federalismo.

A lo largo de la historia, según Piqueras, las tendencias federales han sido alimentadas fundamentalmente por tres factores: la tradición autónoma de cada ente asociado, la disparidad étnico-cultural de la población y la amplitud geográfica del país.

Según datos que aporta, aproximadamente cuatro de cada diez habitantes del mundo residían, en 2013, en uno de los cerca de treinta estados federales que existen y que se extienden por el 55 por 100 de la superficie del planeta; siete de los ocho países con mayor superficie y siete de los once de mayor población son federaciones. Respecto de la diversidad de los federalismos, dice que con la excepción de Rusia, todas las federaciones enormes de unos dos a diez y siete millones de kilómetros cuadrados –Canadá, Estados Unidos, Brasil, Australia, India, Pakistán, Nigeria, Sudán, Argentina, México-, tienen en común un pasado colonial, del que unos comenzaron a emanciparse hace doscientos cuarenta años y otros obtuvieron su independencia apenas hace poco más de medio siglo; en el otro extremo se encuentran federaciones insulares que reúnen territorios muy pequeños, como el de las antillanas Saint Kitts and Nevis con 261 Kilómetros cuadrados y 40 mil habitantes y las islas Comoras en el océano Índico.

A pesar que el federalismo ha sido un proceso histórico de unión y conservación mediante un sistema de descentralización, la tendencia actual en el mundo es que el gobierno federal ha ido despojando gradualmente a las entidades federadas de parte de sus facultades y las ha centralizado o ha creado procedimientos de subordinación, principalmente por medio de instrumentos fiscales y presupuestarios, debido a razones de integración supranacional, seguridad o programas sociales más extensivos.

En México esa tendencia ha sido una práctica constante.

 

csepulveda108@gmail.com