Al Derecho

China pos Mao

La civilización china es una de las más antiguas, durante cuatro mil años fue gobernada por dinastías, a partir del año 221 a.C. y hasta 1911 hubo trece dinastías, en ese año Sun Yat-sen encabezó una revolución que derrocó la dominación Qing y estableció la República de China.

Mao Zedong o Mao Tse-tung (1893-1976) fue el personaje central de la China del siglo XX, fundó el Partido Comunista en 1921, participó en luchas populares, peleó en las guerras civiles de 1927 a 1936, combatió contra la intervención japonesa entre 1937 y 1945, dirigió una fuerza que alcanzaba los cien millones de personas, la mayoría campesinos, y después de vencer al líder nacionalista Chiang Kai Chek proclamó en Pekín la República Popular China el 1 de octubre de 1949.

Mao fue presidente diez años, hasta 1976 fue el líder indiscutido, en su régimen murieron decenas de millones de personas por motivos políticos (solo en 1966 fueron "purgados" un millón), para muchos fue el gran destructor de la sociedad, de la economía y de la cultura tradicional; para los comunistas fue "un gran marxista y un gran revolucionario que cometió graves errores".

La "Revolución cultural" (1966-1976) es definida en un libro oficial del Partido Comunista Chino como "una hecatombe de la historia contemporánea que originó enormes desastres para la vida del pueblo chino", "una etapa desordenada que dejó a China al borde de la debacle económica".

A la muerte de Mao en 1976, Deng Xiaoping se convirtió en el líder político, derrotó a la "banda de los cuatro" (incluida la esposa de Mao), eliminó el caos y fue el que emprendió la reforma que llevó a China al camino de la modernización.

Gobernar un país que en 1949 tenía 541 millones de habitantes, 806 millones en 1969 y más de 1,300 millones actualmente (se estima que en el 2025 en China habrá más de 300 millones mayores de 60 años) es un reto descomunal, Deng Xiaoping supo encausar esa nación y convertirla en la gran potencia mundial.

La base del sistema político es el Comité Nacional del Partido Comunista Chino, órgano que decide qué se hace, cómo y cuándo se hace; la Asamblea Popular Nacional, compuesta por diputados de todas las provincias legitima esa decisiones; el Presidente de la República es el jefe del Estado; el Consejo de Estado es el gobierno popular, órgano supremo administrativo del Estado; y la Comisión Militar Central que aglutina a más de dos y medio millones de oficiales son los órganos más importantes.

Para tratar de subsanar la contradicción que existe entre ser un régimen comunista de partido único con una economía salvajemente capitalista la Constitución de 1982 ha sido reformada varias veces, se permite la existencia y el desarrollo de la economía privada, se garantiza el derecho de uso de la tierra, se declara la economía de mercado socialista, en el 2004 se estableció la protección de la propiedad, el derecho de herencia y el respeto de los derechos humanos (no existen comisiones de derechos, partidos políticos y la pena de muerte se aplica de manera selectiva según sea necesario y sin ningún escrúpulo).

La economía china ha tenido una impresionante transformación, en 1976 el PIB era de 163 dólares, en el 2016 es de 7,920 dólares. Según datos del Fondo Monetario Internacional China es ya la segunda economía mundial tomando en cuenta un Producto Interno Bruto de Estados Unidos de 18,561 millones mientras por 11,391 millones de dólares de China; y es el país número uno en poder de compra con 21,269 millones contra 18,561 de dólares de Estados Unidos.

Para erradicar la pobreza de cientos de millones de personas y convertirse en potencia económica mucho ayudó la eficacia de su conducción política, ser el tercer país más extenso (después de Rusia y Canadá) con 9'600,000 kilómetros cuadrados de territorio terrestre y 4'730,000 kilómetros de superficie marítima y tener más de 1,500 ríos.

El régimen chino está lejos de ser un Estado de derecho, pero allá sí se aplican medidas radicales para castigar la corrupción, la ley prevé la pena de muerte para quienes aceptan sobornos de más de ocho millones o cometen desfalcos por más de cuatro millones, varios dirigentes ya han sido ejecutados por esos delitos.

Mao era un teórico fundamentalista que supo unir esa nación; sus sucesores supieron llevar la prosperidad a ese país que teóricamente es un Estado comunista en una sociedad ultra capitalista, como dijo Deng Xiaoping al justificar esa antítesis: "no importa el color del gato, lo importante es que coma ratones".

csepulveda108@gmail.com