Parlando

Violencia laboral en México

En México, el derecho al trabajo digno y socialmente útil se encuentra contemplado en el Artículo 123 de nuestra Constitución, toda vez que es fundamental que cada persona trabaje bajo condiciones laborales que garanticen su integridad física, psicológica y/o social, y que con ello, puedan adquirir los medios básicos para su subsistencia y la de sus familias.

Sin embargo, en las últimas dos décadas en el mundo se ha presentado un fenómeno cada vez más frecuente cuya expresión es el actuar concreto de unos seres humanos contra otros en el ámbito laboral, siendo un acto de injusticia que atenta contra los derechos fundamentales del hombre.

Este fenómeno es conocido como mobbing o acoso laboral, el cual consiste en toda aquella situación en la que una persona o grupo de personas ejercen violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente sobre otra u otras en el lugar de trabajo para destruir el entramado de comunicación de la víctima, su reputación, perturbe el ejercicio de sus labores, y lograr que finalmente esta persona abandone el lugar de trabajo.

En países como Suecia, Noruega, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, España, Australia y Estados Unidos, el mobbing ya es considerado como un delito. En los países de América Latina, las personas más perjudicadas por este mal son las mujeres, pues casi 53% son acosadas laboralmente por motivos como el embarazo, su puesto, su sueldo o por su condición de mujeres.

En México crece desmedidamente la violencia laboral y que en sus diferentes formas se convierte en un mobbing, es decir, el "linchamiento emocional en el trabajo", que se traduce en actos que cada vez son más frecuentes como; el acoso sexual, la descalificación del desempeño del empleado, la asignación de cargas mayores de trabajo, la magnificación de los errores, la ignorancia y/o la amenaza verbal.

En nuestro país este fenómeno no ha sido tan estudiado, pero de acuerdo con una encuesta realizada a más de 2 mil profesionistas por OCC Mundial, 51% de los entrevistados habían sido víctimas de acoso laboral en algún momento. El mobbing no distingue lugares y se da en cualquier tipo de institución.

La violencia en el trabajo se puede presentar de distintas maneras, puede ser de una sola vez o recurrente, sistemática y focalizada. Más de 12% ha sufrido mobbing o acoso laboral recurrente y 70% considera que ambos géneros están expuestos a la intimidación laboral.

La Organización Mundial de la Salud recomienda varias acciones para enfrentar dicha problemática tales como: contactar a los supervisores responsables del bienestar de los trabajadores; contactar a recursos humanos; solicitar el traslado a otro puesto de trabajo; recolectar evidencia; identificar aliados como colegas y compartir experiencias con personas que hayan vivido situaciones similares.

Bajo este escenario es fundamental fortalecer la normatividad existente en materia laboral, a fin de mejorar las condiciones de trabajo que garanticen la dignidad, la integridad física, psicológica y/o social, además de prevenir y sancionar todo acto de violencia laboral. Además de sumar esfuerzos para que la práctica del mobbing sea eliminada en todos los centros de trabajo, fomentando modelos sociales positivos y solidarios, y de comportamientos basados en la justicia, equidad, honestidad, tolerancia y el respeto.