Parlando

Síndrome de Asperger

En los últimos años, gracias a la ciencia y tecnología, se han tenido avances médicos a favor de la salud y la calidad de vida de las personas. Gracias al desarrollo científico y tecnológico se han descubierto nuevas enfermedades y sus posibles curas y tratamientos. Merece atención una reflexión acerca de una enfermedad mental que afecta a 3 de cada mil personas, es decir, hay aproximadamente 35 millones de personas en el mundo con síndrome de Asperger.

El síndrome de Asperger es un conjunto de problemas mentales y conductuales que forma parte del espectro autista. Es un trastorno del desarrollo cerebral muy frecuente (de 3 a 7 por cada mil de 7 a 16 años), que tiene mayor incidencia en niños que niñas. Este padecimiento ha sido recientemente reconocido por la comunidad científica en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 de la Asociación Psiquiátrica Americana.

La persona que lo presenta tiene un aspecto normal, inteligencia, habilidades especiales en áreas restringidas, pero con problemas para relacionarse y, en ocasiones, comportamientos inadecuados. Muestran dificultades en la interacción social y en la comunicación de gravedad variable, así como actividades e intereses en áreas que suelen ser muy restringidas y en muchos casos estereotípicas.

Algunas de las principales características son: 1) egocentrismo inusual, con muy poca preocupación por los demás y falta de conciencia del punto de vista de los otros, 2) falta de empatía y poca sensibilidad hacia los demás, 3) relaciones sociales muy limitadas; en niños o adolescentes torpe interacción con sus compañeros, 4) lenguaje formal, pomposo o pedante, con dificultades para captar un significado que no sea literal, 5) falta de comunicación no verbal, impasividad, evitar mirar a los ojos del interlocutor, 6) hablar con una voz extraña, monótona o de volumen no usual, 7) falta de conocimiento de los límites y de las normas sociales, 8) rutinas y rituales poco usuales que no soportan el menor cambio pues esto genera una ansiedad insoportable, entre otros.

Es importante considerar que la mayoría de los profesionales consideran que un programa eficaz de tratamiento debe ofrecer un programa predecible, enseñar tareas como una serie de pasos simples, involucrar la atención del niño en actividades altamente estructuradas, y brindar refuerzo de comportamiento regular.

Este tipo de programa incluye: a) Capacitación sobre habilidades sociales, una forma de terapia grupal que enseña a los niños con AS las habilidades que necesitan para interactuar exitosamente con otros niños; b) Terapia conductual cognitiva, un tipo de terapia del "habla" que puede ayudar a los niños más ansiosos o explosivos a manejar mejor sus emociones y disminuir sus intereses obsesivos y rutinas repetitivas; c) Medicamentos para enfermedades coexistentes como depresión y ansiedad; d) Terapia ocupacional o física para los niños con problemas de integración sensorial o mala coordinación motora; e) Terapia especializada del habla/ lenguaje para ayudar a los niños que tienen problemas con la pragmática del lenguaje, el intercambio de la conversación normal; f) Capacitación y apoyo para padres, para enseñarles las técnicas de comportamiento para usar en el hogar, entre otros.