La letra desobediente

Impuestos

Desde que tengo uso de razón laboral pago impuestos: alrededor de 25 mil pesos mensuales le entregué al fisco los últimos 15 años. Cuando jamás he ocupado el seguro social. Nunca he dejado de pagar las carreteras concesionadas —que son caras, y malas—. Si usas la carretera “libre”, la del Estado, puedes terminar acribillado o muerto. Honestamente, mis impuestos no los veo reflejados…

Los contribuyentes hacemos la labor con ayuda de contador. Nos tratan como evasores. Supongo que es por los ricos y los evasores, también, de puestos ambulantes, esos pobres que se niegan a legalizarse. Es a la clase media a la que tiene agarrada con las cuentas, y la que paga. Los ricos ni se preocupan, o sí, pero porque les quieren cobrar, por fin, un poquito más.

Desde que López Portillo dijo que defendería al peso “como un perro”, pago impuestos. He sobrevivido a 13 secretarios de Hacienda los últimos sexenios que han dicho que progresaríamos. Hablan del mañana, no del presente. Desde las esperanzas de David Ibarra, el simpático de Jesús Silva Herzog, el vivillo de Pedro Aspe o los “estrategas” que fracasaron con Zedillo (Jaime Serra Puche, José Ángel Gurría y Guillermo Ortiz —¡aún en el poder!—, al delgado de Francisco Gil y el obeso de Agustín Carstens, o el insoportable de Ernesto Cordero, hasta Luis Videgaray: hombre promesa de Peña Nieto.

No hay mexicano que no se queje de dinero. Ni los empresarios creen. Soy privilegiado comparado con los que están debajo pero, ¿es lo que nos ha podido dar la nación por una vida profesional? No le creo al gobierno porque la historia de la economía de los últimos años es un desastre. Cuando viví en España mentes lúcidas como Héctor Aguilar Camín estaban del lado del salinismo: ya vimos cómo terminó aquello. Pura ilusión, con PAN o con PRI. Videgaray podría no concluir nada. No es un deseo. No. No soy fatalista. Pero uno se cansa. Son años, carajo…

Llegar a los 60 con economía de subsistencia no creo sea la panacea como destino para nadie. Irla pasando y esperar las enfermedades lógicas del tiempo. Cuidarte lo mejor porque caer en los servicios de salud puede ser mortal (hay pruebas). Ascender es una cuestión de suerte, no procuración de justicia por parte del Estado. Creía que pagar impuestos me hace un ciudadano comprometido.

Y ahora que volví a pagar impuestos entendí que es lo más caro que he pagado en mi vida. Muy duro.

braulio.peralta@milenio.com

http://twitter.com/Braulio_Peralta