La letra desobediente

Descalzos

A Ciro Gómez Leyva

En el camino…

¿Conoce la diferencia entre triques y triquis? Escribe Marcos Sandoval Cruz: “No somos triques, no somos trebejos, no somos cosas que ya no se usan pero que tampoco se tiran a la basura”. Los españoles de la conquista denominaron a los indios de esa región de Oaxaca con la letra “e”, al no poder pronunciar el idioma indígena original: driki o riki. Los norteamericanos aún les llaman triques, más por ignorancia que por racismo. Y muchos mexicanos dicen indistintamente triques o triquis por simple desconocimiento, espero que no por desdén, al no saber distinguir el desprecio del aprecio a una región que le dio la vuelta al mundo porque unos indígenas mexicanos —descalzos— ganaron en Argentina un mundial de basquetbol.

Tri es tres, y qui significa pueblo. Triqui está bien dicho, lo aceptado por los oriundos, naturales de tres zonas que comprenden aproximadamente 500 kilómetros de superficie con climas templado, frío y caluroso, y una altura entre 3 mil y 800 metros sobre el nivel del mar, en su mayor parte de la accidentada Sierra de Chicahuaxtla, en Oaxaca. De ahí vienen los niños gigantes que honran a México con su capacidad deportiva, gracias al maestro Sergio Ramírez Zúñiga, quien les exige promedio de 8.5 en la escuela para participar del juego. (No confundir a manifestantes rijosos con docentes de ese nivel: generalizar es rebajarse.)

Desde una zona marginada de la montaña, esos niños nos ganaron con sus ojos chispeantes, su sonrisa inocente y desparpajada, pero sobre todo sus pies descalzos: si hubieran usado tenis, a lo que no están acostumbrados, les hubiera sido difícil ganar el mundial. Aquí es donde vale la pena detenerse: ¿es motivo de orgullo que no usen zapatos o es una vergüenza nacional en el país que Felipe Calderón dice haber dejado como de una clase media al final de su sexenio? Es muy fácil responder con ética… Digo. Ojalá EPN haga algo por esos niños.

CODA: Marquetero que la revista Wired titule en su portada “The next Steve Jobs”, a la niña Paloma Marlene Noyola Bueno, primer lugar en matemáticas a nivel nacional. Irresponsable que medios nacionales ni se percaten del tema y la imiten: la niña vive en una zona marginada de Matamoros donde autoridades no cumplen lo prometido. A ella y su maestro, Sergio Juárez, del mismo lugar, les espera un futuro incierto.

Twitter: @Braulio_Peralta