La letra desobediente

B de Beatles

Décadas van y vienen y ellos siguen simbolizando una época: la guerra de Vietnam, el 68 mundial, pacifismo contra guerras, hipismo y ecologismo, Biafra y Nigeria… Son el punto de partida de propuestas innovadoras en otros grupos de rock. Son postmodernidad. Lo recuerdo ahora porque ayer murió, hace 33 años, John Lennon: el espíritu creativo del clan. Y también porque me la pasé escuchando su música, en interpretación de las voces de Mina y Betsy Pecanins.

Fueron mi huella de juventud. En 1993, la cantante italiana Mina —una leyenda viva—, realiza un disco de los Beatles. En 1995, Betsy Pecanins graba en Nueva York su versión del grupo de Liverpool, apenas con el violoncello de Mónica del Águila y el piano y arreglos de Rosino Serrano. ¡Qué discos los de Mina y Betsy! El disparo de Mark David Chapman en Nueva York aquel 8 de diciembre de 1980 acabó la vida de Lennon pero no la inmortalidad del equipo. Diría que hasta los consagró en un pozo de eternidad. Generaciones enteras los han convertido en clásicos contemporáneos.

Es imposible contemplar al mundo sin pensar en lo que dirían hoy de la guerra de Irak, los movimientos árabes, el descongelamiento de los glaciares, el primer presidente negro en los Estados Unidos, la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética por la nueva Rusia antigay de Putin. Mina, con una orquesta y su mágica interpretación canta Yesterday y nos estremece. Betsy, de tres raíces, de tres idiomas y tres formas de ser es una singular cantante que no obtuvo el eco que merece su arte. Hemos sido injustos con Betsy, que escogió a México para lanzarse, dejando a Estados Unidos, donde nació, y Cataluña, parte de su origen materno.

Cuando murió Lennon se fueron muchos sueños idealistas. La Cuba de Fidel Castro los despreciaba, los censuraba, los prohibía. Hoy se escuchan e interpretan en Cuba como si fueran nuevos. Igual pasa en Rusia y la ex Alemania oriental.  “Nowhere man” en voz de Betsy blusera, inconfundible: el momento para alzar el vuelo en la oscura noche negra aún no llega para el hombre de ningún lugar…

Y un disparo en Nueva York nos despertó a todos aquel día, hace 33 años. Saúl García lo recuerda en Facebook y yo me pongo a escuchar las canciones de los Beatles en las voces inconfundibles de Betsy y Mina: un recuerdo presente, un sueño todavía. La ilusión de la paz en el mundo.

http://twitter.com/Braulio_Peralta