Articulista Invitado

Evitar muertes por enfermedades no transmisibles, un objetivo serio

El problema se está acelerando; se espera que el número de personas afectadas por este tipo de padecimientos aumente 17 por ciento durante los próximos diez años.

En los países ricos, las principales causas de muerte son los accidentes cerebrovasculares, los ataques cardiacos y el cáncer, lo que representa más de dos tercios de todos los fallecimientos. Pero respecto al mundo más pobre, la gente a menudo asume que las enfermedades infecciosas como la diarrea, la tuberculosis, el sida, la malaria, el sarampión y el tétanos son las principales causas de muerte1. Eso ya no es cierto. Aunque todavía son amenazas importantes, la mayor disponibilidad de medicamentos y vacunas, junto con los niveles de vida más altos, han causado que este tipo de males transmisibles disminuyan dramáticamente a menos de 9 millones de muertes al año2.

Por primera vez más gente en el mundo en desarrollo está muriendo a causa de accidentes cerebrovasculares y ataques cardiacos que de padecimientos infecciosos. Combinadas, estas enfermedades, llamadas no transmisibles o ENT, causan casi dos tercios de todas las defunciones en el mundo en desarrollo, unos 23 millones al año3. En México, 77% de todas las muertes es causado por enfermedades no transmisibles.

La buena noticia es que hay grandes maneras de ayudar, lo que podría evitar hasta cinco millones de muertes por año. Debido a que las ENT en general han recibido menos atención, las soluciones suelen ser muy eficaces y muy baratas.

Este es el argumento presentado en un nuevo documento escrito por Rachel Nugent de la Universidad de Washington. Es parte de una serie encargada por mi grupo de expertos, el Copenhagen Consensus Center, entre más de 60 equipos de los principales economistas del mundo. La idea es poder comparar costos y beneficios de una amplia gama de objetivos propuestos con el fin de ayudar a la comunidad mundial a establecer las mejores metas hacia los próximos 15 años para los Objetivos de Desarrollo del Milenio; 193 gobiernos nacionales están ahora debatiendo cientos de objetivos propuestos. En septiembre el mundo acordará una lista de objetivos para ayudar a construir una vida mejor para las personas más pobres. Nuestros análisis económicos les muestran a los líderes mundiales dónde pueden aportar mayor beneficio por cada dólar gastado.

La profesora Nugent examina una serie de objetivos que colectivamente podrían reducir casi en un tercio todas las muertes prematuras por ENT en 20304. Se trata de un objetivo muy exigente, ya que la mortalidad prematura es bastante baja en el mundo desarrollado, y la mayoría de las muertes por debajo de los 70 años se produce en los países más pobres. El problema se está acelerando. Se espera que el número de personas afectadas por estas enfermedades aumente 17% en los próximos diez años. Para México, las muertes por ENT se han incrementado 79% en las últimas dos décadas.

El tabaco, el mayor asesino único, causará 10 millones de muertes en 2030. Solo en China un tercio de todas las muertes de hombres será causada por el tabaco en ese entonces (pero muy pocas muertes de mujeres, ya que solo un pequeño porcentaje de las mujeres de ese país fuma). En México, la Organización Mundial de la Salud estima que 7% de las muertes de adultos es causado por el tabaco5. Como los países ricos han mostrado, la forma más eficaz para reducir el tabaquismo es aumentar drásticamente los impuestos. Un impuesto en los países de bajos y medianos ingresos para aumentar el costo de los cigarrillos en 125% aún dejaría el costo del tabaco más barato que en Occidente. Incluso teniendo en cuenta que el contrabando se incrementaría, probablemente el consumo se reduciría a la mitad.

La administración de este impuesto cuesta 3.5 mil millones de dólares al año, pero ahorraría 2.5 millones de muertes prematuras anualmente. Cada dólar gastado aportaría beneficios valorados en 22 dólares.

Alrededor de mil millones de personas en el planeta sufren de hipertensión6, lo que causa 9 millones de muertes. La hipertensión afecta a 36% de los adultos en México7. El costo del diagnóstico y los medicamentos económicos para la hipertensión sería de 2.50 dólares por año per cápita, por lo que ayudar a los pacientes de mayor riesgo costaría 500 mdd, pero evitaría 770 mil muertes prematuras cada año. Cada dólar invertido ofrecería 47 de beneficio.

Una de las formas más sencillas para reducir la hipertensión es disminuir el consumo de sal. La reducción gradual del contenido de sal en el pan y otros alimentos procesados ha tenido mucho éxito en varios países, con muy pocas señales de resistencia de los consumidores. Reducir la ingesta de sal en 30%, según estimaciones, evita 815 mil muertes prematuras (más del doble de esto si se cuentan también las muertes de mayores de 70). Esto sería también un buen uso de los recursos, con un rédito de 39 dólares por cada uno gastado.

Por último, hay cerca de 100 millones de personas por debajo de 70 años que sobreviven a su primer accidente cerebrovascular o ataque al corazón y que están en alto riesgo de morir por enfermedades del corazón. Proporcionarles un régimen de múltiples fármacos, incluidos aspirina, medicamentos para bajar la presión arterial y para bajar el colesterol puede prolongar considerablemente sus vidas. El costo es de unos considerables 55 dólares pero ahorrará casi un millón de vidas. Cada dólar proporcionará siete de beneficio.

La elección que enfrenta la comunidad mundial a la hora de acordar el conjunto de metas para después de 2015 no es una tarea fácil, pero es vital que los objetivos que se incluyan puedan aportar el mayor beneficio y ofrecer una buena relación calidad-precio. Sobre la base de este análisis, la reducción de las muertes por enfermedades no transmisibles merece una consideración muy seria.

• • •

*Bjorn Lomborg es autor de los best sellers El ecologista escéptico y Cool It, director del Centro para el Consenso de Copenhague y profesor adjunto de la Facultad de Negocios de Copenhague.

• • •

1. http://ihmeuw.org/2zv8

2. http://ihmeuw.org/2zv9

3. http://ihmeuw.org/2zvb

4. http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMra1308383

5. http://whqlibdoc.who.int/publications/2012/9789241564434_eng.pdf?ua=1

6. http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/79059/1/WHO_DCO_WHD_2013.2_eng.pdf?ua=1

7. http://apps.who.int/gho/data/view.main.2465?Lang=en, Use data by country, both sexes age standardized, 42.5%.