Posteando

La “tolucracia” y los signos del apocalipsis

Hace unos días realicé una breve visita al extranjero y me dejó muy preocupado la visión apocalíptica que se tiene de México. Vivimos, según analistas e intelectuales, uno de los peores momentos de regresión autoritaria, fruto de los errores de una clase política en el poder rancia y corrupta. Esta "Tolucracia", así me lo refirieron, ya no puede ocultar una realidad espesa y amenazante con el "aquí no pasa nada", "vamos muy bien con las reformas estructurales", con un conjunto tautológico de frases hechas, ampulosas y estereotipadas. Dicha retórica gubernamental se escucha hueca y desgastada. La apuesta por el olvido es solo una bomba de tiempo.

Los hechos ahí están: 1.México rechazó el reporte de tortura de la ONU de 2015; el video reciente en las redes de una mujer torturada muestra la gravedad del hecho. 2. La confrontación con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su grupo de expertos GIEI, que vino a coadyuvar en el caso Iguala. 3. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) emitió un informe en el cual establece que la pobreza aumentó en México en el último lustro; dictamen que fue refutado por José Antonio Meade, secretario de desarrollo social. 4. Una investigación periodística de meses realizada por la revista estadunidense Bloomberg Businessweek, sostiene que un hacker colombiano, Andrés Sepúlveda, en 2012 dirigió a un equipo de delincuentes informáticos que espiaron, manipularon e intervinieron ilegalmente en la elecciones presidenciales de 2012 a favor del entonces candidato Enrique Peña Nieto; la información ha sido negada por la presidencia. 5. Las revelaciones periodísticas de los #PanamaPapers, muestran que miembros de la clase política y empresarial recurren a los paraísos fiscales para ocultar y maquillar fortunas. En la mira están, entre otros, Juan Armando Hinojosa y el empresario Carlos Hank Rhon.

Para coronar este ramillete de dislocaciones, un medio nacional acaba de publicar los altísimos y preocupantes niveles de desaprobación del presidente Peña Nieto. Berumen también reporta la caída generalizada de aceptación de instituciones, así como el rechazo de cerca de 60% de los partidos políticos. Uno de los temas de fondo es la corrupción, objetada por más de 70% de los encuestados.

La corrupción no solo resta credibilidad al gobierno sino merma la legitimidad a las instituciones y del sistema político. El gobierno federal no ha enfrentado con rigor la corrupción, por el contrario, se percibe un complejo entramado de impunidad y complicidades que no se ve por dónde el actual gobierno pueda superar este pesado lastre. Nuestra situación es grave y pulula la tentación de una regresión autoritaria ante la incapacidad de recomponer el rumbo.

Así, analistas externos y colegas de otros países pronostican tiempos complejos; sin embargo, veo con optimismo la emergencia ciudadana y el espejo brasileño. Al recabar cerca de 700 mil firmas para 3x3 contra la corrupción de las instituciones, la sociedad civil presiona al poder Legislativo contra la corrupción y por la transparencia. Veremos.