Posteando

La sorpresiva rehabilitación de Miguel d’Escoto

El Sol caía a plomo, el calor sofocante. Estamos en el aeropuerto de Managua, el 14 de marzo de 1983, el Papa Juan Pablo II visitaba por primera vez Nicaragua.

Las expectativas eran enormes porque en 1979 la revolución llevó al poder a un núcleo muy importante de cristianos laicos y sacerdotes, todos ellos simpatizantes de la Teología de la Liberación que estaba en apogeo en América Latina. En ese momento las relaciones eran muy tensas entre los sandinistas y la Iglesia nicaragüense encabezada por el arzobispo Miguel Ovando Bravo.

En los hangares, saliéndose del protocolo previsto, el papa Wojtyla se dirige a la fila donde estaban alineados los ministros sandinistas para saludarles de mano. Ante las cámaras de televisión, Juan Pablo identificó plenamente al sacerdote Ernesto Cardenal, el poeta de Solentiname, quien se hinca con gesto de humildad, el Papa lo reprende con extrema dureza, sentenciándolo con el índice y afirmando: "Usted tiene que arreglar sus asuntos con la Iglesia".

En la misma condición estaba su hermano Fernando, jesuita, y Miguel d'Escoto. Fueron años cruentos en Centroamérica donde tan solo en El Salvador y Nicaragua habían sido victimamos más 200 mil personas. Y en la cúpula internacional Reagan, Teatcher y Juan Pablo II sellaban una gran alianza que desembocaría en la caída del bloque socialista de Europa del Este.

Esa mañana ardiente quedó estampada la condición de estos tres sacerdotes con la "suspensión a divinis" que es una pena canónica que le impide al clérigo sancionado el ejercicio ordinario de sus ministerios.

El Papa Francisco ha sorprendido al mundo, porque ha dado su asentamiento para revocar dicha suspensión del padre Miguel d'Escoto Brockmann, de 81 años. Estoy seguro que la ultraderecha católica estará al borde del infarto.

La noticia fue dada a conocer por la congregación de Maryknoll a la que pertenece d'Escoto. Ahí se revela que este mismo, había escrito una carta al Papa, manifestando su deseo de "volver a celebrar la santa eucaristía antes de morir". Respondiendo afirmativamente a su petición, Francisco ha encargado al superior general del Instituto acompañarlo en el proceso de reintegración al ministerio sacerdotal.

Miguel d'Escoto nació el 5 de febrero de 1933 en Los Ángeles, hijo de diplomático nicaragüense. Fue ordenado sacerdote en 1961 y se unió al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1977 que derrocó a Anastasio Somoza y tomó el control de Nicaragua. Fue Ministro de relaciones exteriores de 1979 a 1990 y desempeñó diferentes encargos diplomáticos de nivel internacional, destacando la presidencia de turno de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de septiembre de 2008 a septiembre de 2009.

El nuevo gesto de Francisco, puede significar una reconciliación en firme con el progresismo católico latinoamericano que fuera reprimido encarnizadamente tanto por Juan Pablo II como por Benedicto XVI. Si bien Francisco no es un revolucionario está más cercano a la Teología de la Liberación que al conservadurismo medieval católico.