Posteando

La reconquista latinoamericana del Papa Francisco

Quito. Francisco lleva tres días en El Ecuador y hoy ha partido rumbo a Bolivia. Es su segunda visita a América del Sur que concluirá en Paraguay. Es el viaje más largo de su Pontificado, siete días, pletórico de encuentros multitudinarios con fieles católicos. Pero ¿Cuál es el sentido del viaje del Papa Bergoglio?

Para muchos es pastoral porque la caída de católicos sigue en franca picada. Francisco encontrará en su segunda visita una América latina con una mayoría aun católica y su Iglesia enfrenta el desafío de detener la fuga de fieles hacia diversas formas de nuevos movimientos evangélicos. En las últimas cuatro décadas, los católicos pasaron del 92% de la población en 1970 al 69% hoy, según un estudio del Pew Research Center. Roberto Blancarte, en un excelente artículo sobre los cambios en la región señalaba: "En términos generales, de 1970 para acá el catolicismo ha perdido entre 20 y 25 por ciento de sus afiliados. Hay países como Paraguay, donde esta pérdida ha sido menor (solo 5% para mantenerse con un 90% de católicos), mientras que en otros ha sido enorme, como los centroamericanos o los caribeños, donde el paso de católicos al protestantismo ha sido de casi la mitad de los fieles... buena parte de este cambio de identidad religiosa en los latinoamericanos se debe a las conversiones de católicos hacia el protestantismo y esencialmente hacia las Iglesias pentecostales. Son estas Iglesias que enfatizan los dones recibidos por el Espíritu Santo, como la sanación divina y la glosolalia" (Milenio 6/01/2015)

La elección de Ecuador, Bolivia y Paraguay no es casual. "El Papa quiso ir a los países menos grandes e importantes", recalcó Lombardi, en una conferencia de prensa. El programa del viaje es extenuante. Francisco se subirá a siete aviones, estará cerca de dos días en cada país, dará 22 discursos y presidirá misas multitudinarias, donde se esperan entre uno y dos millones de fieles en cada celebración; además caminará por barrios de extrema pobreza y visitará presos en una cárcel ciudad muy problemática en Bolivia. Sin duda el interés mayor será el II encuentro de movimientos populares que se realizará en la ciudad boliviana de Santa Cruz. Tan solo en Paraguay esperan la llegada de cerca de dos millones de visitantes, la mayoría argentinos y en menor medida brasileños para ver y oír al Papa Bergoglio. La presidenta argentina Cristina Kirchner acaba de confirmar su asistencia para asistir a la misa del Papa el 12 de julio en la Asunción.

Además de la agenda social de denuncia por la exclusión, pobreza e injusticia social, el Papa ha empezado a cuestionar el burocratismo de las Iglesias católicas y les anima asumir una actitud pastoral. El Papa Francisco habla de la necesidad de movilizar a la Iglesia hacia su reforma misionera, de acrecentar la fe del pueblo cristiano mediante una piedad popular viva y comprometida; insistirá en la democratización y en la integración entre los distintos países.