Posteando

Los debates y la cultura política

El primer debate oficial entre los candidatos mexiquenses a la gubernatura fue todo un fiasco. Expertos en comunicación expresaron su decepción no solo frente al formato sino a la calidad de los contendientes. El careo entre los aspirantes había levantado importantes expectativas al grado que fue seguido por numerosos electores. Sin embargo, el resultado fue decepcionante. Los partidos, responsables del formato están más preocupados por proteger las debilidades de sus candidatos que el de aprovechar la oportunidad para confrontar visiones y proyectos.

En la última sesión del IEEM, sobre el tema, primó el triunfalismo. Presumieron el alto alcance que tuvo el debate principalmente en redes social. Lo que no dijeron es que la mayor parte de los contenidos fueron negativos e irónicos con el ejercicio democrático. Y frente a las críticas el representante de Morena externó: "debo decir que esa opinión publicada es minoritaria, respecto a los números que fueron entregados, sobre audiencia y seguimiento del debate y déjenme decirlo, los resultados del primero son inobjetables, fue en extremo exitoso, por el alcance que tuvo".

Con razón el publicista Carlos Alazraki con ironía irreverente exclamó: "¡Qué horror! Se me hace increíble que lo hayan hecho como lo hicieron. Pero más increíble se me hizo que ustedes hayan creído que esa mierda haya sido ¡una obra de arte!".

A los pocos días vi el debate francés. ¡Qué diferencia ver la confrontación entre Marine Le Pen y Emannuel Macron!, por la presidencia de Francia en segunda vuelta. Y eso que el fanatismo ultraderechechista de Le Pen no es el mejor referente para la discusión. Se dieron con todo en más de dos horas, pero se confrontaron a fondo desde el ámbito de sus proyectos de nación. Se enfrentaron las orientaciones totalmente diferentes sobre el futuro de Francia. El debate televisado fue el momento estelar pero fue antecedido de cientos de análisis sobre los proyectos en disputa y el posdebate fue un aluvión de reflexiones y nuevos mini debates entre los partidarios. Es decir el debate refleja la cultura política de la sociedad.

Cierro el paréntesis francés para preguntarme si los candidatos a la gubernatura tienen un proyecto integral para la entidad. ¿Cuál es el proyecto de Estado para el Edomex? También se olvida que la elección del Estado de México es la más nacional que jamás ha tenido en su historia. Por sus implicaciones, los ojos de la opinión pública del país, e incluso la internacional, están puestos ahora en la entidad. Parafraseando la biblia, concluyo: por tus debates seréis conocido y por tus debates seréis juzgado.