Posteando

Voto de confianza al INE

Fui uno de los promotores de una carta dirigida al presidente del INE, Lorenzo Córdova, firmada por más de 50 intelectuales y cerca de 60 activistas y organizaciones de la sociedad civil en todo el país.

Nos reunimos el viernes en sus oficinas para darle a conocer, de viva voz, nuestras inquietudes y extrañeza de un contradictorio proceso de selección de consejeros en 18 entidades. El hecho de recibirnos fue una clara señal de apertura, escucha y disposición al diálogo. Hora y media duró nuestro coloquio, sin duda, el mayor desencuentro se focalizó en torno al papel ciudadano en la actual estructura electoral.

Ahora es el momento de los especialistas, porque el país y las mismas estructuras electorales han cambiado de tal modo que los consejeros requieren de perfiles altamente calificados. Córdova no valora, como nosotros, que la ciudadanización del IFE en la década de los 90, le dio una enorme credibilidad al árbitro. Además, los consejeros ciudadanos juegan como eficiente contrapeso no solo frente a los partidos, sino ante las propias estructuras electorales.

Advertimos nuestra preocupación por el sesgo partidario de muchos consejeros propuestos, así como la conformación de bloques minoritarios compactos que se imponen a una mayoría dispersa. Esta práctica mina el espíritu de colegialidad y contamina la toma de decisiones. Con sinceridad, creo, Lorenzo nos pidió seguir atentos y críticos a la actuación del INE con lealtad y diálogo, actitud que se agradece pero que no resuelve los problemas sustantivos que pusimos sobre la mesa.

La sesión extraordinaria del INE estuvo cargada de tensiones extremas. La designación de los nuevos consejeros Oples es la primera prueba de fuego que mostró grandes fisuras, no solo entre la mayoría de los partidos frente al consejo, sino al interior mismo del consejo.

Marco Antonio Baños fue duramente cuestionado y zarandeado por los representantes del PAN y PRD. Incluso José Acosta Naranjo le señaló haber recibido una propuesta de integración de Oples por cuotas, hecho negado tajantemente por Baños. El registro es grave y requiere ser aclarado. Los partidos han descalificado duramente al INE sembrando desconfianza.

¿El INE ha perdido una oportunidad histórica? ¿Las demandas de institutos locales independientes fracasarán? ¿Se opera una restauración facciosa desde los órganos electorales? Solo el tiempo dará la justa dimensión de la decisión y responsabilidad que recae plenamente en los consejeros. Junto con seis estados, la votación hacia el nuevo consejo de IEEM, no contó con el voto unánime.

La consejera Pamela San Martín lamentó sesgos y falta de ciudadanía. El propio Francisco Gárate, del PAN, reconoció durante la sesión que, si bien no se violaba formalmente la convocatoria, no era de su agrado que un militante de su partido sea ahora nuevo consejero.

Ayer el nuevo consejo del IEEM tomó protesta. Ciertamente hay muchas incertidumbres pero con sus acciones, y no con dichos, demostrarán la validez de la reforma electoral. Démosle nuestro voto de confianza, tienen el mío. Pero veremos...