Posteando

Peña Nieto y la decepción política

El presidente de la república, Enrique Peña Nieto, tiene uno de los niveles más bajos de popularidad no solo de su sexenio sino en la historia de los últimos presidentes mexicanos, quienes han alcanzado en promedio un 50 por ciento. A raíz de la fuga del Chapo imbricado a una densa circunstancia, Peña Nieto goza apena del 34 por ciento de aprobación según la última encuesta del periódico Reforma.

Otros gobernantes tienen registros similares como Mancera. Hay un claro deterioro no solo de la "clase política" en general sino de sus personajes más emblemáticos.

En ese sentido va el libro de Jenaro Villamil, "La caída del telepresidente", de editorial Grijalbo, con un prólogo de Elena Poniatowska y dedicado a los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

Villamil hace un análisis sobre los dos años y medio de gobierno de Peña Nieto y argumenta las razones del fracaso del grupo político mexiquense que durante décadas se obsesionó por conquistar a toda costa Los Pinos. Y es que Enrique Peña aún no deja de actuar como si fuera gobernador del Estado de México: arropado políticamente, bajo una amplia cobertura mediática y el privilegio por las formas y protocolos.

Jenaro Villamil, especialista en medios, desde hace años ha sido un severo crítico de la alianza entre Televisa y Peña Nieto. En este libro trata de mostrar los mecanismos de un modelo contradictorio que en sus términos originales buscaba concentrar todavía más la riqueza, y al mismo tiempo trata de sustentarse en la simulación de un sistema que pretende ser democrático pero que en realidad es profundamente autoritario.

Por ello, se han venido minando las bases de legitimidad y cohesión social en torno a la institución presidencial. La tentación de una presidencia imperial, al estilo bonapartista, se ha derrumbado por una fuerte resistencia social. La clase política priista no aprendió las lecciones que desembocaron en la alternancia de 2000. Ante el fracaso, Peña Nieto está transformándose en un gobernante arcaico. Busca el efectismo mediático, dice nuestro autor, sin principios ni hoja de ruta o un proyecto alterno a las reformas tan cacareadas.

La crisis económica, es decir, la economía que no despega, la corrupción, la impunidad y los escándalos están ahogando la imagen de un presidente que no alcanza la credibilidad necesaria para conducir ni ser un líder asertivo.

En "La caída del telepresidente", el periodista Jenaro Villamil, hace una revisión crítica de la actuación del gobierno de Enrique Peña Nieto, en dos tiempos. El auge y declive del peñismo: el gran montaje que lo encumbra como escenográfico mandatario, lleva las semillas de su vulnerabilidad y su desplome paulatino pero de manera persistente hasta convertir lo que actualmente se ha transformado en una profunda crisis.

En este libro se describe puntualmente cómo sobrevino ese proceso dual: el espectacular arribo y la declinación. El desencanto tiene diversas explicaciones, el hecho real es la actual decepción política que será muy difícil de remontar.