Posteando

Paridad de género y elecciones

La paridad de género se ha convertido, en algunas entidades, en una cuestión controversial. El Estado de México no ha escapado a esta querella. Las interpretaciones llevan a que sean los tribunales el factor determinante. No es la primera vez que ocurre. En el proceso electoral de 2012, el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) tuvo que regresar casi todas las listas de candidatos a los partidos por no cumplir con la cuota de género que se les había marcado.

En la última reforma electoral (artículo 41 Constitucional) se incorporó la obligación de los partidos políticos de garantizar la paridad entre los géneros en candidaturas a legisladores federales y locales. Por tanto, cada uno deberá integrar las listas tanto de mayoría como de representación proporcional, de manera paritaria, es decir, con 50 por ciento para mujeres y 50 de hombres.

El tema es de fondo nos ubica en el papel que la mujer desempeña en la dinámica moderna de la sociedad. La política no escapa de esta gran tendencia. En las últimas décadas, México ha añadido normas, tanto en el ámbito federal como en el estatal, destinadas a acrecentar el derecho de las mujeres a competir en los procesos electorales.

En 1996, el COFIPE exhortaba a los partidos políticos a promover una mayor participación de las mujeres. La Reforma electoral de 2002 determinó, de manera obligatoria, cuotas que obligaban a los partidos a una proporción 30-70 de candidaturas para hombres y mujeres. En 2008 se decreta un mayor porcentaje, de 40-60, hasta llegar a la última reforma que establece una paridad absoluta.

Pero el camino ha sido difícil para las mujeres. Martha Tagle, diputada federal de la LX Legislatura, por Movimiento Ciudadano, reconoce: "Las mujeres que nos dedicamos a la política no somos ajenas a las resistencias que hay con respecto al tema. Más allá de la posición pública que asumen los políticos, debajo de la mesa o al interior de la casa –los partidos- la incorporación de las mujeres a espacios reales de toma de decisiones políticas está llena de jaloneos y de violencia política, velada o abierta, que mina la participación política de las mujeres y dificulta nuestro acceso a los cargos de representación y de toma de decisiones públicas"

El tema es delicado. Grupos de mujeres en la política, observatorios y asociaciones feministas expresan preocupación sobre el tema. En días pasados se dio a conocer un posicionamiento del Instituto Nacional de las Mujeres "respecto del incumplimiento de los partidos políticos de la paridad de género". Expresa su preocupación por estados como Baja California, Guerrero, Morelos, Nuevo León y Tabasco donde algunos partidos han impugnado o se han manifestado en contra de los criterios de paridad.

Una papa caliente para los tribunales.