Posteando

Papa fustiga a cómplices de pederastia

El Pasado lunes en Santa Martha, el Papa Francisco planteó en su homilía la más dura y severa crítica a "los líderes" de la Iglesia católica de ser cómplices por encubrimiento y omisión a los diversos casos de pederastia que se han presentado.

Ante víctimas de Inglaterra, Alemania e Irlanda, el pontífice dio la más enérgica condena, jamás realizada por la iglesia, de los curas pederastas y clérigos de alto rango que han sido cómplices y solapadores, en lugar de castigar y denunciar.

Que un Papa pida perdón a las víctimas de abuso sexual ya no es novedad. Benedicto XVI se reunió con víctimas en Estados Unidos en su visita en 2008. Lo mismo lo hizo en Australia, Portugal, Irlanda y hasta en la pequeña Malta.

Sin embargo, ahora Francisco cuestiona duramente la complicidad de las estructuras eclesiales que durante décadas guardaron silencio cómplice. Los líderes de la Iglesia católica, dijo, no han "respondido adecuadamente" a las denuncias de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes pederastas. Y han causado "aún más sufrimiento" a sus víctimas.

En su enérgica condena por la forma en que la Iglesia ha manejado estos abusos, el Papa Francisco, pidió perdón a las víctimas, no sólo en nombre de los que habían cometido abusos, sino también por aquellos que cayeron en "pecados de omisión" y han agravado el problema.

Este recio planteamiento del Papa, cuestiona a muchísimos obispos que han sido señalados como encubridores, bajo la lupa crítica de la opinión pública. "Estas acciones son despreciables", acusó el Papa; "Es como un culto sacrílego, porque estos niños y niñas se les asignó al carisma sacerdotal sean llevados ante Dios. Y estas personas han sacrificado al ídolo de su propia concupiscencia... No hay lugar en el ministerio de la iglesia para los que cometen estos abusos, y estoy comprometido a no tolerar la más mínima lesión a un menor por parte de una persona alguna".

¿Cuáles son los jerarcas mexicanos señalados? En primer lugar están los tres arzobispos de San Luis Potosí, en particular monseñor Luis Morales Reyes, quien actuó con displicencia ante el ahora prófugo sacerdote Eduardo Córdova Bautista. En lugar de reprenderlo, lo premió nombrándolo representante legal de la arquidiócesis.

Y, por supuesto, bajo la mira crítica continúa el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de la ciudad de México. Se le imputa haber protegido y apoyado a Marcial Maciel y a los Legionarios, así como al depravado sacerdote Nicolás Aguilar, acusado de haber abusado a más de 100 niños entre Tehuacán, ciudad de México y Los Ángeles.

Sin duda el Papa Francisco conmueve con sus planteamientos abiertos y frescos. Ayudan a que la Iglesia sea más franca y crítica frente a temas tan delicados como la pedofilia clerical. Sin embargo, Bergoglio tiene que pasar de la palabra a la práctica y de la crítica a las soluciones institucionales. Seguimos esperando la tan cantada reforma de la curia.