Posteando

Integración del consejo Ople en Edomex

El INE publicó la lista de aspirantes a cargos de Consejeros Electorales de los Organismos Públicos Locales del Estado de México (OPLE). En total son 345 aspirantes de los cuales se elegirán a 7 con una proporción equitativa entre hombres y mujeres. Lo primero que llama la atención es la abrumadora presencia de funcionarios electorales tanto del IEEM principalmente como del IFE. Figuran 3 consejeros en activo y 3 ex consejeros generales del IEEM, dos de ellos removidos por involucramiento en los escándalos de corrupción de Cartonera plástica en 2005. Están anotados casi todos los miembros de la Junta General entres directores y jefes de unidad.

Es decir los directores de organización, capacitación, jurídico, contraloría, fiscalización, partidos políticos, y los jefes de las unidades de Informática y de Comunicación. Más de 14 subdirectores y una larga lista de otros servidores electorales que laboran desde hace más de 10 años en el instituto local. Aún no he profundizado suficientemente en la lista pero no me extrañaría ver a intendencia entre los aspirantes. Además debo reconocer en algunos, personas de valía, todos están en su legítimo derecho porque las características del proceso de selección les favorecen. Uno de los mayores defectos del proceso de designación de consejeros electorales de los OPLES es que privilegia el conocimiento técnico en materia electoral. Dicha experiencia será validada por un examen mediante el cual serán elegidos 25 perfiles de hombres y 25 perfiles de mujeres con las mejores calificaciones. El examen estará conformado por 90 reactivos distribuido en dos áreas a) teórico normativo (sistema político mexicano, sistema jurídico y sistema de partidos) y b) procedimientos electorales (sistema electoral, sistema jurisdiccional electoral tanto federal como Local). Este nódulo es un traje a la medida que privilegia a los miembros de servicio profesional de mismo INE en la entidad y a los servidores electorales del IEEM.

Me pregunto, ¿dónde queda la ciudadanización de los organismos electorales? y, la pregunta más preocupante, ¿se salvará la injerencia de los poderes fácticos incluida la del gobernador?, que tanto daño han provocado en todo el sistema electoral. En el caso del IEEM, es importante no olvidarlo, de los subdirectores para arriba en el organigrama del instituto, son posiciones políticas. Es decir, las personas ocupan dichos cargos no están por su competencia, trayectoria ni esfuerzo sino por acuerdos y negociaciones políticas entre los partidos, la secretaría de gobierno del Estado y la junta de coordinación política de la cámara de diputados. El gran riesgo al elegir estos perfiles es reproducir los mismos vicios que la reforma en su declaración de principios quiere evitar, esto es, contar con autoridades electorales sesgadas a un partido político ni a los intereses del gobierno del Estado. Y de nada habrá servido todo este esfuerzo de corregir desviaciones que ensombrecieron la credibilidad electoral. Ahora bien, concluyo reclamando abiertamente a los miembros de la Junta y principalmente a los consejeros del IEEM su cinismo.