Posteando

Indulgencia no es perdón a Legionarios

Los grandes medios se han apresurado a difundir que el Papa Francisco perdonó a los Legionarios. Incluso en El Noticiero de Televisa se presentó como "perdón total", lo cual es no solo inexacto sino que hiere muchas sensibilidades, especialmente el de las víctimas que han luchado por hacer justicia en el caso de los abusos sexuales de Marcial Maciel, fundador de esta orden religiosa y han denunciado el encubrimiento sistemático de los Legionarios. Este sesgo ha dado pie a que algunos legionarios o sus voceros en los medios hablen de un "borrón y cuenta nueva" o del inicio de una página en blanco.

La indulgencia no es perdón en automático. Su abuso en la historia de la Iglesia llevó a un movimiento de contestación encabezado por Martín Lutero, llamado Reforma, que representó el desgajamiento de la cristiandad europea en el siglo XVI. La indulgencia es una gracia que concede la Iglesia a los fieles, en los cuales los remiten las penas que han cometido, pecados y faltas, y los someten a una penitencia; es decir, para que sea total este indulto, o este perdón, tienen que pasar una prueba que consiste en la conversión y reparar los pecados con obras que tengan esa finalidad. Obras de misericordia, sumarse a tareas de evangelización y enseñar o aprender doctrina. En una palabra, recobrar eclesialidad ya que los Legionarios se habían convertido en una secta católica autosuficiente y soberbia o en un contrapeso eclesial, incluso para el propio Vaticano.

En el contexto del año jubilar que pronto comenzará, los Legionarios tienen el mismo estatus de aquellas mujeres que piden perdón por haber abortado. Es decir, se les perdona el hecho, pero no quiere decir que la Iglesia perdone el aborto. En este caso no quiere decir que la Iglesia esté perdonando o a Maciel o los abusos a menores o las desviaciones del modelo que han tenido los Legionarios, les da una prueba en este año jubilar sobre la misericordia y los Legionarios tienen que mostrar que efectivamente son acreedores del perdón

En todo caso coincido con muchos colegas en que ha sido un grandísimo error del Papa Francisco. Porque su decisión, si bien se inscribe en la actitud de misericordia, es una diligencia contradictoria. El Papa se apresuró, porque hasta hace poco reiteradamente ha condenado la pederastia incluso había constituido un comité para investigar a los encubridores eclesiásticos en los abusos a menores y que, con esta iniciativa contradice todo lo que ha venido construyendo en el tema.

En todo caso lo más reprochable en los legionarios es su modelo eclesial cuyo fin último es el lucro. Hay un intercambio con las élites de bienes materiales por salvación. Modelo creado por Maciel que ya no solo lucra con los ricos sino los pobres a través de fundaciones e instituciones de crédito popular. Es un modelo poco evangélico y confuso, más cercano a una empresa eclesial o una a una Iglesia empresarial.