Posteando

Francisco Sacudido por la Pederastia

La sociedad chilena se ha quedado con un sabor dulce amargo con la visita del Papa Francisco, quien ya está en Roma.

Ha concluido la que es considerada una de las giras más polémicas desde el inicio de su pontificado en 2013.

En Chile, pues estuvo marcada por los casos de abusos sexuales de la Iglesia, por las críticas de la sociedad y de la misma Iglesia tras su defensa obstinada del obispo de Osorno, Juan Barros, acusado de encubrir los delitos de Fernando Karadima.

La visita estuvo sacudida por la quema de Iglesias, manifestaciones públicas de fieles, críticas por el costo de la visita y sobre todo por una pobre asistencia a los eventos que encabezó el Papa Francisco en Chile.

En la anterior entrega, señalamos que Francisco se empecinó en defender al obispo Barros.

En Roma llamó a los feligreses críticos: tontos y manipulados por "zurdos que querían hacer lío".

La presencia del polémico obispo de Osorno en todas las actividades litúrgicas del Papa, encendió la mirada crítica de la opinión pública.

Las principales notas periodísticas en prensa, cerca de 70% referenciaban al obispo Barros. Dicho de otra manera, el obispo no solo contaminó la visita sino llegó a eclipsar la cobertura de los mensajes y contenidos emitidos por Francisco.

Barros reabrió la honda herida en la sociedad chilena, no solo el abuso a menores así como la tibieza y complicidad de la jerarquía chilena.

No obstante, frente a esta atmósfera, el Papa Francisco comete un error.

En Iñique, en entrevista banquetera declara:

"El día que me traigan una prueba contra el obispo (Juan) Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia, ¿está claro?".

Su tono era de enojo. En todo el país se enciende la polémica y la visita pasa a segundo término.

En el avión de regreso a Roma, ante los periodistas, Francisco reconoce el desliz y pide perdón a las víctimas, diciendo:

"Debo pedir disculpas, porque la palabra 'prueba' ha herido, ha herido a muchos abusados... Y les pido perdón si les he herido sin darme cuenta. Y a mí esto me causa tanto dolor".

Sin embargo, siguió defendiendo a Juan Barros.

¿Francisco no tiene como prioridad combatir la pederastia?

Los hechos parecen relativizar su llamado a la tolerancia cero. El fracaso de la Comisión para la Protección de Menores, no acatar las recomendaciones de la ONU, mantener al cardenal George Pell, ahora enfrentado la justicia australiana; presencia en los funerales del cardenal Bernard Law.

¿Qué pasa, Francisco?