Posteando

Dineros y opacidad en la visita de Francisco

Un amigo preguntó, ¿cuánto cuesta a México la visita del Papa Francisco?, no sé, respondí. Y ¿quién cubre los gastos? Sin duda una parte importante del erario público. Y mi interlocutor cuestiona que hasta los no creyentes y miembros de otras confesiones pagarán también con sus impuestos la visita del sumo pontífice católico. La verdad me dejó muchas preguntas que no me había hecho.

En efecto, las cantidades varían dependiendo del tiempo y lugares que visita un Papa y, sobre todo, de los parámetros que se utilicen. Las cifras varían mucho, por ejemplo, la vista que realizó Benedicto XVI a Madrid, en agosto de 2011, tuvo un costo de 45 millones de euros. Y la que realizó este mismo Papa a Guanajuato, México, poco más de dos días fue cerca de 12 millones de dólares. La vista de Francisco a Brasil en 2013, costó más de 90 millones de dólares.

En todo caso queda claro que la mayor parte de los gastos de la visita del sumo pontífice corre por cuenta de los gobiernos federales y estatales y un porcentaje menor a los donativos de particulares, especialmente sectores pudientes de la sociedad.

Sobre la visita del Papa Francisco a México abundan datos pero sueltos. Por ejemplo, se dice que el gobierno del Distrito Federal asegura que empleará a 20 mil elementos de seguridad pública para resguardar la integridad del máximo jerarca de la Iglesia católica. En Morelia, el ayuntamiento dijo que la visita costaría más de 119 millones a la ciudad, la mayor partida sería para la seguridad del pontífice y promoción turística. Reconoció que la capacidad hotelera está saturada y se espera una afluencia de recursos importantes para la ciudad.

En Ciudad Juárez, las autoridades declararon que las más de nueve horas que permanecerá Francisco en la ciudad costarán 36 mil pesos el minuto. La Secretaría de Turismo de la ciudad de México ha calculado que si se movilizan cerca de 2 millones de mexicanos y estos gasten en promedio 408 pesos, la derrama ascenderá a 775 millones de pesos. Si a eso se agregan los costos de traslados, ascendería a más de mil millones de pesos. ¿Y a nivel nacional?

Nadie quiere dar cifras: gobiernos, empresarios, ni la propia Iglesia. Mal, porque se presta a opacidades. La Iglesia debe transparentar a cuánto ascendió su colecta, quiénes son los principales donantes. Cuál es el juego de las dos grandes televisoras abiertas que no son precisamente, cofradías de la caridad. Y que encabezan los actos en el estadio de los Jaguares en Tuxtla (Televisa) y el de Morelia (TVAzteca). ¿Qué y cuánto invierte y cuáles son sus beneficios? ¿Se seguirán mercadeando los lugares privilegiados para ver y estar con Francisco?

El gobierno federal y los estatales deben rendir cuentas a la ciudadanía. La jerarquía católica también porque en el pasado no solo comercializó la visita de Juan Pablo II, "Las papas del Papa", sino que el Cardenal Rivera y el Nuncio Justo Mullor pelearon por los excedentes. Hay mucho dinero y muchos intereses que se mueven.