Posteando

Decepcionante Velasio de Paolis

El cardenal Velasio de Paolis celebró su última misa como delegado papal y recibió el fuerte aplauso de una congregación impaciente por recuperar la autonomía que le quitó el papa Benedicto XVI en 2010.

La Legión de Cristo concluyó este martes una asamblea en la que aprobó nuevas constituciones y realizó una misa encabezada por Velasio de Paolis, quien señaló en su homilía que  a los Legionarios no se les puede considerar responsables de encubrir actos de pederastia perpetrados por su fundador.

Resulta un posicionamiento decepcionante pues refuerza la tesis del “asesino solitario” y la supuesta gran astucia de Marcial Maciel para engañar a todos en su patológico comportamiento. El posicionamiento de Velasio de Paolis es absurdo y difícilmente creíble. Maciel es el Chapo Guzmán religioso.

El delegado papal, que dirigió durante tres años la reforma de los Legionarios de Cristo, de Paolis, señaló también que la congregación está “curada y saneada”, pero admitió que sobrelleva la culpa de su fundador. En realidad De Paolis siempre se opuso a una renovación de fondo fue lento con actitud de defensa del primer círculo de Maciel. Provocó  que muchos legionarios reformistas abandonaran la orden religiosa. Fueron más de 150 sacerdotes, cifra nada despreciable, tomando en cuenta que apenas llegan a más de novecientos sacerdotes.

El cardenal recibió una fuerte ovación de  una congregación que está ansiosa por recuperar la autonomía en la intervención papal ante los escándaos.

Y De Paolis como si hubiera hecho un trabajo a fondo se atreve afirmar que “Los legionarios están reconciliados consigo mismos, con su historia, con el mundo y con la Iglesia… se podría considerar a la Legión misma una víctima de los crímenes de Maciel, aunque algunos jerarcas tuvieron responsabilidad particularmente por las demoras con las que trabajaron”.

Sin duda el delegado privilegió los intereses estructurales de la congregación a las exigencias de refundación y renovación. Concentró sus críticas en Maciel como chivo expiatorio y como cortina de humo. Maciel el perverso y  villano único, como libreto de segunda, que de manera perversa engañó a una congregación “sana” y a una curia vaticana “sorprendida” por las fechorías que operaba de manera subterránea.

Hay demasiadas pruebas, testimonios y libros que prueban que De Paolis miente y cae en la misma lógica de encubrimiento que se le critica a la Iglesia y a los Legionarios. Y que tanto daño han hecho no solo a las víctimas sino a la imagen y la credibilidad de la propia Iglesia.

Son posicionamientos  desconcertantes, lastimosamente se ha mostrado parcial, De Paolis se comprometió y se abrigó a la línea macielista más conservadora de los Legionarios y se despide ahora con estas palabras de aparente confort que trata de exculpar no solo al primer círculo macielista que ahora detenta el poder sino de proteger a la vieja curia sodanista que se fue corrompiendo con las carretonadas de dólares que Maciel aportaba. Pero falta la última palabra del Papa Francisco, esta historia aun no termina.