Posteando

Christophe Pierre ya había regañado a los obispos

El Papa Francisco designó a Christophe Pierre como Nuncio Apostólico en Estados Unidos. Relevará en el cargo a Carlo María Vigano quien por motivo de edad se jubila. El cambio ya se había filtrado de Roma hace cinco semanas por el vaticanista Sandro Magister en la revista L'espresso.

Pierre nació en 1946, Rennes Francia, fue formado con rigor, realizó estudios en la Universidad Lateranense y en la Pontificia Academia Eclesiástica, donde la Santa Sede alista a sus cuadros diplomáticos. Tiene una maestría en teología y un doctorado en derecho canónico. Trabajó en las representaciones diplomáticas de Nueva Zelanda, Mozambique, Zimbabwe, Cuba, Brasil, así como en la misión permanente de la Santa Sede ante la ONU, en Ginebra, Suiza. Ha sido nuncio en Haití y Uganda. En México ha sido nuncio por diez años; por su trayectoria internacional contrastó con el perfil más bien provinciano de los obispos mexicanos. Durante su desempeño Christophe Pierre no sido protagónico y mantuvo un bajo perfil mediático. Es decir, no compitió con los liderazgos tradicionales de la Iglesia; en cambio, recorrió varias veces nuestro territorio. Lo mismo asistía a la inauguración de una parroquia rural que a la ordenación de diáconos y sacerdotes; también visitaba diócesis que afrontaban conflictos y se presentaba en fiestas patronales. Por testimonios, el nuncio gustaba no sólo de tomar contacto con las estructuras religiosas locales, sino con la feligresía, es decir, tiene una actitud de contacto pastoral.

Con el tiempo Christophe Pierre conoció bien el terreno mexicano y ganó liderazgo entre los obispos mexicanos. También ha generado tensiones entre los liderazgos arcaicos de la CEM, como el protagonizado por el cardenal Norberto Rivera quien, a través de su semanario Desde la Fe, le reprocha de manera indirecta ser el responsable de mal aconsejar a Francisco para que regañara a los obispos mexicanos. Lo que pocos saben es que el nuncio ya había sacudido a los obispos mexicanos dos años antes que el mismo Francisco hiciera en catedral en febrero pasado.

En efecto, en el saludo a la asamblea general de obispos celebrada el 11 de noviembre de 2013, el nuncio invita a discernir sobre la persona del obispo a la luz del nuevo pontificado de Francisco. Ante el azoro de los altos prelado mexicanos Pierre invita a los obispos a "Ser pastores con el olor de las ovejas... No seamos hombres con la «psicología de príncipes». Hombres ambiciosos, ¡Esto es un escándalo! ¿Existe un «adulterio espiritual»? No sé, piénselo ustedes... "Dos años antes del duro mensaje de Francisco, el nuncio había exhortado: "estamos llamados a ser pobres, a despojarnos de nosotros mismos y por esto debemos aprender a estar con los pobres, compartir con quien carece de lo necesario". Les pide presencia física: "¡Eviten el escándalo de ser «obispos de aeropuerto»! ¡Permanezcan con su rebaño!". Su estancia en Washington fortalecerá las relaciones entre las iglesias de México, Cuba y Estados Unidos. Su salida es oportuna y deja un gran hueco.