Del plato a la boca

Más allá de la oferta

Cuando hablamos de comida mexicana, inmediatamente hacemos referencia a los tacos, el mole, las enchiladas, chilaquiles, etcétera, aunque de igual manera ubicamos los platillos por región o estado. Si queremos carne de res, rápidamente volteamos al norte: carne asada, tampiqueña, fajitas de res, entre otros; si pensamos en pescados y mariscos, no hay más que hacer referencia a las costas del Golfo de México y del Pacífico; si deseamos tamales y atoles podemos pensar en el centro y sur del país... así podríamos seguir desmenuzando la riqueza gastronómica de la República.

Pero la vida moderna nos exige ver más allá de las fronteras, buscando degustar los tesoros culinarios internacionales para convertirnos en gente de mundo pues, desde hace bastantes décadas, la oferta alimentaria ha traído hasta nosotros infinidad de cocinas, platillos, ingredientes, modos y formas de consumirlos, además de fusiones con la gastronomía nacional a tal grado que algunas de estas ya son parte del menú cotidiano del mexicano promedio, sin siquiera conocer sus historia o ritos alrededor de este platillo. A lo cual podemos formular la pregunta: ¿La comida italiana se resume a pizza? O ¿La comida japonesa solo es sushi? Las evidencias actuales podríamos decir que sí.

Y para muestra basta un menú. La mayoría de los establecimientos que ofrece comida de dichos países coloca como su alimento estrella tanto a la pizza como al sushi, por tomar los ejemplos anteriores. Otros modelos son los restaurantes que han adoptado a la pizza como su eje, combinándola con cervezas artesanales, vino y una ambientación rustico-vintage-contemporáneo, o todo lo que englobe la cultura hipster, pero que al final del camino caen en el mismo error de ofrecer un producto pero sin fundamentos ni raíz, creando una idea falsa que solo corresponde a la moda.

Con un poco de análisis tenemos una variante entre tacos, pizzas y sushi, los tres son preparaciones "rápidas", fáciles de transportar para el cliente y, en ciertas ocasiones, pueden dar "clase" o "distinción", pues lamentablemente no es lo mismo ver a alguien comiendo un taco de carnitas a un plato de sushi utilizando palillos, en el imaginario colectivo.

Y así podemos seguir todo el día, lo mismo pasa con la crêpe o crepa, de origen francés al igual que la baguette o baguet, tan famosa en los cafés. Por lo tanto, sería una injusticia ver fuera del país un establecimiento de comida mexicana que solo venda tacos, tostadas y enchiladas, a sabiendas de que en nuestra mesa tenemos más de una plato para probar, y forzosamente los italianos y japoneses tiene más que pizzas y sushi para ofertar.