Del plato a la boca

Lenguaje con sabor

Palabras comunes, términos que desde pequeños nos enseñaron para referirnos a las cosas, nombres que al paso de los años se vuelven tan cotidianos pero que al analizarlos un día de ocio nos encontramos con que no tienen sentido con respecto a lo que nos referimos, que al separarlos encontramos vocablos tanto de otras lenguas como de orígenes prehispánicos. Así son los idiomas, se conforman de historia y evolución, llenos de callejones y avenidas, con pasadizos y de mucho sabor, porque con una palabra puedes llegar a producir sabor amargo o un cálido y armonioso dulce que inunde tu paladar.

Obviamente hablaremos de lo sabroso y lo rico, acentuándolo con un poco de su historia y de cómo llegaron a aparecer palabras como brindis entre nuestro idioma y que hasta el día de hoy es muy concurrida en fiestas, reuniones y pachangas, transformada con la voz de "salud"; en fin, la palabra brindis proviene del alemán Bring dir's (te lo traigo o te lo ofrezco) seguido del acto de chocar las copas, inventado por los romanos o tal vez durante el Renacimiento, el dato no es muy preciso, pero para asombro de todos era una manera de evitar ser envenenado, ya fuera por un anfitrión envidioso, molesto etcétera y consistía en combinar los líquidos al momento de golpear sus bebidas.

Vamos a un caso aun más famoso, el de la excéntrica bebida de color obscuro, que por éxito se consigue hasta en el pueblo más recóndito del país, así es, la Coca-cola, inventada en 1886 por el coronel John Styth Pemberton, y usado en esa época como medicamento para curar heridas físicas y psicológicas para los solados sobrevivientes en la guerra de secesión norteamericana, sus principales componentes eran cocaína, extraída de la hoja de coca, vocablo derivado a través del español, de kuka en quechua, lengua peruana y cola o kola, que es una semilla o de un árbol de África ecuatorial; su presentación era en jarabe con extracto de cocaína que tiene efectos analgésicos y estimulantes, que, combinado con las sustancias tenía y teobromina existentes en la semilla de cola daban origen a un potente medicamento pero bastante controvertido.

Alguien recuerda las "tiendas de abarrotes", bueno durante la conquista los españoles empezaron la importación de productos, que eran transportados barcos, con tal de ganar cargar lo más posible ocupaban los huecos con costales de algunas semillas, utensilios, etcétera, para posteriormente ser vendidos en América, como no podían viajar con los costales sueltos los sujetaban con barrotes para evitar cualquier accidente y se le llamaba abarrotar la carga de ahí tan nostálgico nombre que se les diera a estos establecimientos. ¡SALUD!