Nada personal, solo negocios

Aún no vimos todo sobre Fibras

El potencial que tiene el negocio de los bienes raíces se resume con cada torre que se levanta, en el DF o en alguno de los centros regionales de negocios. Y, como dice Francisco Valle, director de Emisiones de la BMV, estamos viendo cómo 2013 será recordado como el año en que este mercado detonó.

Se trata de las Fibras, instrumentos de inversión en propiedades corporativas, turísticas o comerciales especializadas en arrendamiento, o leasing.

Solo en 2013 la BMV sancionó seis colocaciones y vio la emisión de deuda de Fibra Uno. Las colocaciones en este nicho este año suman más de 56 mil 500 mdp (el total del las emisiones iniciales en la BMV fue de 160 mil millones), para conformar más de una tercera parte del total.

Según Valle, las Fibras, a pesar de su atractivo, todavía tienen mucho que demostrar. “Es in instrumento privilegiado y ya hasta hay un índice Fibra y lo que nos llama la atención es su desempeño en sí”.

Con menos de cuatro años en el mercado, las siete Fibras existentes alcanzan una capitalización de menos de 150 mil mdp, menos del 3% del valor de los bienes raíces de grado comercial, según la firma de inversiones Adelante.

De las siete Fibras, dos tienen portafolios diversificados (Uno y Danhos), dos invierten en propiedades industriales (Macquarie y Terrafina), dos en hoteles (Hotel e Inn) y una en retail (Shop). Estas firmas han generado dividendos que van desde 5.2% a 8.4%, cuando en EU las firmas que participan en el mercado similar (REIT) generan en promedio 4%.

“En un inicio se han dado rendimientos importantes”, dice, “y poco a poco ha ido conociéndose más de cómo funciona este instrumento, adecuándose, madurando. Hay mercado para más Fibras”.

Valle descarta que se vaya a generar una burbuja. Con un mercado que está mayoritariamente en manos privadas (el valor total de este sector es de unos 360 mil mdd) no es factible, dicen los analistas. Más bien, lo que destaca es que México está por debajo en cuanto a valor de los inmuebles y rentas que otros países con mercados de bienes raíces (REIT) más evolucionados. Inclusive, remata Valle, estamos por debajo de promedios internacionales como los de Panamá, Chile y Perú.

Con la economía en supuesta mejora, y con un público inversionistas de rendimientos respetables, en cuestión de bienes raíces, apenas iremos en los cimientos de un mercado con el techo muy alto.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson