Nada personal, solo negocios

Las vestiduras rasgadas de Mr. Trump

Ahora que en sus tuits Donald Trump arremetió contra todo lo que huela a México y que hace referencias a los negocios que ha perdido por el corrupto sistema mexicano (el cual tampoco es tan defendible que digamos), me puse a ver qué le pica al creador de El Aprendiz, y bueno, el tema de las demandas es casi su deporte favorito.

En el sitio Huffington Post se puede confeccionar una sección dedicada al polémico magnate bajo los términos “Trump Sued”. Ahí se incluyen artículos con detalles de los líos legales en los que se ha visto involucrado.

Destacan los relativos a los bienes raíces, como la demanda que 168 inversionistas le interpusieron por un fallido proyecto en Baja California. En este caso, se trata de una de las famosas Trump Towers que se iban a erigir en una lujosa zona de Tijuana. Más que una demanda contra México, se trataba de una contra el desarrollador inmobiliario Jason Grosfeld, quien había usado el nombre de Trump bajo licencia para esta propiedad de 525 condominios. Trump de hecho ganó esa demanda y Grosfeld había acordado pagar una suma millonaria a los inversionistas. El caso se llevó en una corte de Los Ángeles y ahí mismo Trump apeló el veredicto, porque la cantidad que se determinó como pago cubría parte de las inversiones iniciales y Trump quería 100 por ciento.

El proyecto se comenzó a vender en 2006, pero se paró ante la crisis de 2008. A esa fecha, ya los futuros dueños habían puesto más de 22 mdd. El juez determinó en 2012 que Grosfeld pagara 7.5 mdd. Sin embargo, a fines de 2013 tanto los demandantes como Trump y Grosfeld llegaron a un acuerdo y el caso fue cerrado.

En el sitio de análisis político PublicIntegrity.org, Peter H. Stone lo define como un “demandante serial”, quien “por décadas ha utilizado las cortes para castigar y presionar a sus adversarios”. Trump ha demandado a su propia firma legal, al estado de Arizona por no ser tan duro contra los inmigrantes, a una firma que él creó para licenciar su nombre, y hasta pidió un resarcimiento de 5 mil mdd por el daño moral que el New York Times y su reportero Tim O’Brien le causaron al decir que su fortuna ni siquiera lo ubica entre los más grandes multimillonarios.

PublicIntegrity.org dice que Trump, quien quiso ser candidato presidencial (y que ha demandado a Obama por esconder el origen de su nacimiento), está involucrado en 100 demandas federales en EU y que sus principales empresas están metidas en 200 demandas civiles. Así que para qué rasgarse las vestiduras por sus tontos tuits.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson