Nada personal, solo negocios

La verdadera historia del TLC está en las ciudades

Ríos de tinta han contando los primeros 20 años del TLC entre México, EU y Canadá. Para ver una dimensión de sus resultados, revisé algunos reportes de Brookings, centro de estudios de Washington. Si bien esta institución siempre ha sido proclive a alabar el comercio como herramienta democratizadora, lo cierto es que la revisión de los datos del comercio regional visto desde las ciudades principales de los tres países no deja lugar a dudas. El negocio del libre comercio está hiperconcentrado en las ciudades.

Las cifras revisadas por Alan Berube, subdirector del Programa de Políticas Metropolitanas, y Joseph Parilla, su principal analista, establecen que el comercio en América del Norte ocurre a partir del intercambio de bienes y servicios en una red de 432 áreas metropolitanas.

58% del comercio entre EU, Canadá y México sucede en estas manchas urbanas que aglomeran consumidores, industrias y la mayor infraestructura comercial del mundo. En sí el comercio trilateral suma casi 1.2 trillones de dólares, equivalente al comercio de EU con los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) más Japón y Corea. El intercambio de EU con Europa y la UE es de poco más de 550 mil mdd, apenas más de lo que representa la balanza comercial de EU con México.

Los nichos que más se han beneficiado del TLC, dice Brookings, son los que denomina “industrias avanzadas”: aeroespacial, automotriz, electrónica, maquinaria, farmacéutica e instrumentos de precisión. En las áreas metropolitanas que señala (Toronto, Silicon Valley, Nueva York, Houston, DF, Monterrey) éstas industrias representan 69% del total del comercio regional.

Otro dato: las ciudades-par en la región son auténticos dinamos de comercio bilateral. Destacan 25 ciudades-par entre EU y Canadá (Nueva York-Toronto), y 15 ciudades-par entre EU y México, lideradas por Los Ángeles y el DF. Entre éstas, el intercambio comercial promedio supera los mil mdd. Y aunque las fronteras son relevantes, según Brookings el comercio trilateral sucede más bien desde el interior de cada país, específicamente en las industrias avanzadas, pues más de tres cuartos del intercambio comercial en estos rubros sucede en áreas que no son fronterizas. Los dinamos aquí son Detroit y Toronto en automotriz, San José y el DF en electrónica y Seattle y Montreal en negocios aeroespaciales.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson