Nada personal, solo negocios

A ver si Pemex trae una torta bajo el brazo

El apetito de los inversionistas extranjeros por los bonos emitidos por Petróleos Mexicanos ha sido extraordinario. La colocación que se hizo en enero, por 6 mil mdd, fue calificada como exitosa por corredores y las firmas participantes. Asimismo, ya se prepara otra emisión y desde ya se espera un interés total por los adquirientes típicos de estos instrumentos.

Aunque esta segunda emisión de deuda se hará mediante Indeval en México, para el público inversionista foráneo, Pemex dará el clásico remojón a la plataforma de Euroclear llamada Cebures. Por medio de esta plataforma, Cebures mantendrá 7.47% en bonos de deuda de Pemex, con vencimiento a 2026 y con un valor de 25 mil 300 millones de pesos.

Con esta medida, orquestada por Rodolfo Campos, subdirector de Administración de Riesgos de Pemex, se estarían matando dos pájaros de un tiro: dar certeza de que un emisor de talla internacional como Pemex mantenga su valor ante compradores de deuda, y dar acceso a inversionistas extranjeros a deuda en pesos, a pesar de la volatilidad en los mercados monetarios y del crudo.

Los recursos obtenidos en estas colocaciones los usará seguramente Pemex para financiar sus propias inversiones, justo en un momento en que la empresa enfrenta la baja en el precio de la mezcla mexicana, una sensible disminución en su producción y en breve un recorte en su presupuesto.

Hace un año, el barril de crudo mexicano se vendía en más de 90 dólares, contra unos 42 en estos días. Además, la producción de petróleo ha decaído hasta en un 30% el primer mes de 2015. Con este escenario, de producir menos y venderlo más barato, y ante un posible colapso adicional (Citibank dice que el precio por barril podría llegar a 20 dólares… un golpe tremendo a México pues según datos de Pemex, el costo de producción por barril es de 23), el que un bono de deuda de Pemex se coloque bien es motivo de optimismo.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson