Nada personal, solo negocios

Los vehículos eléctricos y la agenda ambiental mexicana

La semana pasada el gobierno hizo un anuncio relevante para el mundo del desarrollo sustentable: se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en 22 por ciento a 2026. Adicionalmente, informó que reducirá las emisiones de carbono negro en 51% para 2030.

Si bien son metas muy ambiciosas, sobre todo para una economía que se mueve más que nada a partir de combustibles fósiles, en los últimos años hemos visto avisos de cómo se podría llegar a esos objetivos.

Uno de ellos tiene que ver con las inversiones destinadas a robustecer la generación de energías renovables, sobre todo eólicas y solares. Hace dos semanas, MILENIO Diario publicó que la Secretaría de Energía ha aprobado proyectos de inversión por casi 3 mil millones de dólares en energía solar. Asimismo, no pasa semana sin que una firma anuncie iniciativas en el sector eólico.

Con ello, se podría comenzar por mejorar la oferta de energías renovables, de conformidad con el gran potencial que tiene México. A la fecha, según el estudio “Progreso de la investigación de la energía renovable en México”, patrocinado por el Tec de Monterrey, el Imperial College de Londres y el Instituto de Energía de la Comisión Europea, México apenas genera 12% de su energía por vías renovables. La biomasa representa 3.79%, la geotérmica 1.62, la hidrotermal 1.42, y la solar y eólica apenas 0.14 %.

Y dentro de los cómos para llegar a estos objetivos, el gobierno tiene que trazar una política de eficiencia en combustibles vehiculares. Pues con un parque vehicular que ya supera los 27 millones, las emisiones constituyen un altísimo porcentaje de la polución.

Por ello es buena noticia lo que se ha estado cocinando desde hace por lo menos tres años, cuando se comenzó a fabricar el Leaf, el automóvil eléctrico (EV) de Nissan, en México. Ahora se vienen lanzamientos en fila india de este tipo de EV, pues General Motors traerá en breve el Spark, por las calles ya circulan algunos i3 de BMW y es probable que la propia GM traiga el Volt al mercado local.

Un dato relevante: Schneider Electric dice que a la fecha ya hay 20 estaciones de carga residenciales, 30 públicas y más de 100 en oficinas, universidades y centros comerciales. 

Como diría el clásico, una pequeña carga para un auto, pero un gran avance para la sustentabilidad.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson