Nada personal, solo negocios

Trump abraza el proteccionismo (pero no en el campo)


Me sorprendió este fin de semana una columna publicada en Wall Street Journal por el propio secretario de Agricultura de Estados Unidos, George 'Sonny' Perdue.

“Los agricultores conocen los beneficios del comercio” se titula la columna que revela un flanco interesante para las próximas renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Actualmente 20 por ciento de los productos agrícolas de Estados Unidos se exporta y “cada dólar de esas ventas genera otro dólar con 27 centavos de actividad económica, y cada mil mdd de exportaciones apoya a 8 mil empleos estadunidenses”, explica el funcionario del gabinete de Donald Trump.

Desde que asumió su puesto, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) creó una subsecretaria ‘de comercio y asuntos agrícolas extranjeros”, para promover sus productos en todo el mundo. Una especie de Proméxico gringo, pero del campo. Es una ventanilla única para que allí pidan apoyo para ubicar sus excedentes los agricultores, rancheros y silvicultores de EU.

“El día que rendí juramento como secretario de Agricultura me uní al presidente Trump en la Casa Blanca para participar en una mesa redonda con agricultores, rancheros y otros productores agrícolas. Discutimos las formas de aumentar la prosperidad rural y tener acceso a los mercados internacionales. El presidente firmó una orden ejecutiva para crear un grupo de trabajo sobre la prosperidad rural, el cual presido”, afirma el funcionario en su opinión. Y la conclusión a la que llegaron fue que, como EU produce mucho más alimentos de los que puede consumir, la expansión del comercio es imperativa.

Hoy ese país exporta 135 mil mdd en productos agrícolas versus 71 mil hace 10 años.

Justo la semana pasada estuvo en el país el ex presidente del Banco Mundial Robert Zoellick, quien tocó el tema:  “Cada vez más estadunidenses salen a defender el TLC. Ahora ves cómo el sector agropecuario de EU dice: ‘Tenemos que tener cuidado con México porque no queremos perder esos mercados’”.

Si bien el campo ingresó como el sector “patito feo” hace 25 años al TLC, hoy puede jugar su papel de cisne. Solo el año pasado el comercio bilateral agrícola sumó 42 mil mdd y México es el tercer destino de toda la producción agropecuaria de EU. Pero lo más importante es que tenemos además una balanza superavitaria de 3 mil 249 mdd con el vecino del norte.

Esos puntos estuvieron en la charla telefónica entre Perdue y su contraparte local José Calzada hace unos días.

¿Será el campo el primer sector en el que baje la guardia en su cruzada proteccionista Donald Trump?

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson