Nada personal, solo negocios

Constellation, en el ojo del huracán Trump

Si tiene acciones de Constellation Brands, está en problemas. La acción en la Bolsa de Nueva York de la dueña de la distribución exclusiva para EU de Corona, Modelo Especial o Negra Modelo, ha perdido 18.6 dólares desde el martes 8 de noviembre, cuando llegó a 166.5 contra a 147.9 de ayer.

Así, el papel de Constellation llegó a su punto más bajo desde el 21 de marzo, cuando se cotizó en 147.2 dólares.

A partir del día en que Trump fue proclamado presidente de EU, el mercado teme que mucho de su retórica aislacionista y proteccionista dañe a empresas como Constellation. Será un caso diario de estudio lo que suceda con esta empresa binacional con presencia global.

La firma, como tal, tiene sede en Chicago, la ciudad de Illinois donde comenzó e su carrera política Barack Obama, y que mayoritariamente dio su voto por Hillary Clinton.

Constellation, que basa 63 por ciento de sus ingresos en la cerveza, tendrá que luchar contra la propuesta de Trump de que renegociará el Tlcan, en donde la bebida se comercializa sin aranceles. Si Trump impone tarifas en toda la cadena de la cerveza, su precio será mayor en toda la región, incluyendo México pues tanto Constellation como Heineken importan insumos de EU.

EU es el principal mercado para la cerveza mexicana fuera de México y allá Constellation, con su portafolio, ocupa los primeros lugares en importadas. La historia de Corona es de larga data, y en este milenio se han sumado marcas como Modelo Especial, Victoria y hasta Estrella de Jalisco que Constellation ha comprado tanto de Grupo Modelo como de AB-InBev.

Otro riesgo es la deportación de millones de trabajadores indocumentados. Aquí, Constellation enfrentaría la dificultad de que muchos eventuales deportados no solo son embajadores por derecho de Corona, Victoria y demás cervezas, sino que son consumidores.

De acuerdo con Eric Penicka, analista de bebidas de Euromonitor, el éxito de las marcas mexicanas de cerveza en EU no solo se debe al crecimiento de la población hispana sino a la noción de que estos productos tienen una mayor calidad que las marcas locales y ofrecen la ventaja de la accesibilidad y el precio.

De hecho, dice Penicka, el mayor riesgo (pre Trump) para las cervezas mexicanas deriva del gusto de los millenials por las cervezas artesanales. En este caso, la cerveza mexicana iguala a esos productos en imagen y frescura y precio… por lo que es muy prematuro prever lo que será de la chela hecha en México en el mercado del norte.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson