Nada personal, solo negocios

Deloitte será una usina digital para América

Hoy, que todos los focos estarán en EU, donde se analizará cuán hondo caló el mensaje de Donald Trump de castigar a las empresas que inviertan en México y desprestigiar a su socio más cercano, el área de Consultoría de Deloitte en nuestro país acaba de anotarse un gol: está invirtiendo 10 mdd para montar en Querétaro el Americas Regional Delivery Center (ARDC), un centro de desarrollo, pruebas, soporte y mantenimiento de aplicaciones digitales en inglés y español para todo el continente.

“De los 150 países en los que está la firma, en solo cuatro habrá estos centros: en Europa del Este (posiblemente Rumania), en India, en México y en EU (Florida). Es un enorme orgullo para nuestro país”, me decía Jorge Castilla, socio director nacional de Consultoría para Deloitte México.

En esta auténtica “fábrica de soluciones digitales” trabajarán mil especialistas que van a proveer de soluciones a la medida para empresas desde Alaska a Argentina.

El centro se inaugura en enero y lo más probable es que al corte de cinta llegue la propia Janet Foutty, presidente y CEO de Deloitte Consulting a escala global.

“La decisión de México se basó en la calidad de los recursos humanos y la educación de este ‘mar de gente’ que estamos contratando, de la estabilidad del país y de la infraestructura del estado, así como la accesibilidad por aeropuerto a EU”, agrega Castilla.

La idea es no soloasesorar a sus clientes en cómo transformarse, digitalizar sus procesos y entrar a la era 4.0, sino también diseñar y fabricarles esas soluciones. “Para nosotros mismos es una transformación, estamos creando una nueva unidad de negocios y México será un protagonista de este cambio”, afirma el ejecutivo.

Para dimensionar el tamaño del proyecto, hoy el área de Consultoría de Deloitte tiene mil 100 empleados. A partir del kick off del ARDC, terminarán siendo mil 700 empleados (muchos de los que hoy están en Consultoría en la CdMX se moverán a Querétaro) y para 2020 llegarán a 2 mil empleados en total dedicados a este sector.

“No solo es la generación de empleos: estamos hablando de la creación de talento de alto valor agregado”, afirma Castilla, quien promete que las oficinas con diseño y arquitectura no tendrán nada que envidiarle al propio Google.

Si hoy gana Trump, podrá cumplir (o no) con su promesa de gravar con 35% las importaciones mexicanas, pero lo que no podrá nunca es gravar ni el talento ni las ventajas competitivas del capital humano local que lograron que una firma como Deloitte elija entre 150 países hacer una inversión de este tipo. Los presidentes suben y bajan, el talento se queda.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson