Nada personal, solo negocios

El teléfono no sabe de fronteras (¿me estás oyendo, Donald?)

AT&T tiró el primer golpe: hace unas semanas anunció que iba a invertir 3 mil millones de dólares para desplegar su red móvil de alta velocidad para México.

Y también fue el que impuso un nuevo estándar en el negocio, al anunciar que en unos años serán libres las llamadas de México a Estados Unidos.

La semana pasada T-Mobile también se subió a la ola y lanzó el plan Mobile Without Borders, con el que ofrece a sus clientes que viajen a México y Canadá llamadas y datos móviles sin roaming extra.

Fue tan espectacular y coyuntural que John Legere, el CEO de T-Mobile, se subió también al ring político y desafío a Donald Trump, el multimillonario e inefable precandidato a la presidencia de EU por el Partido Republicano. Según Legere, con su proyecto estaba convirtiendo a “Canadá y México en parte de nuestro territorio casero (…) Así que, ¿quién necesita con ello un muro?”.

En ese momento la firma dijo que había hecho una alianza con uno de los principales operadores de telefonía móvil de México. Ahora sabemos cuál.

Ayer, las huestes de Carlos Slim levantaron el guante: mismos planes “sin fronteras”, pero más inversiones que la competencia.

Daniel Hajj, CEO de Telcel, anunció una inversión que duplica lo que destinó AT&T para nuestro mercado: 6 mil mdd.

No innovaron mucho con el nombre, pero sí se sumaron al concepto. Su plan Telcel sin Fronteras le va a permitir a los 10.2 millones de clientes de pospago (es decir con planes) a hacer llamadas y usar datos sin tener que pagar roaming.

Y justamente para poder dar ese servicio, América Móvil (la madre de Telcel) firmó acuerdos con telefónicas estadunidenses, entre las que está T-Mobile. Estas dos firmas son viejas conocidas a la hora de las alianzas. De hecho, el servicio de OVM de Slim en EU, el éxito Tracfone, usa la infraestructura de T-Mobile.

Los 6 mil mdd que invertirá hasta 2018 América Móvil en su tierra natal (no nos olvidemos que ya suma negocios en 25 países) serán para ampliar la cobertura de su red y para nuevos servicios de llamada por la web, como el VoLTE (voz sobre LTE).

Y mientras Donald Trump continúa con su discurso de fronteras con muros, el mercado, las empresas y la competencia eliminan cualquier línea geográfica en pos del negocio, tal como lo quiere Legere, tal como lo propone Randall Stephenson (AT&T) y tal como lo busca ahora Hajj.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson