Nada personal, solo negocios

La tecnología ya no separa a ricos de emergentes

Por lo visto la semana pasada en el CES (Consumers Electronics Show), el foro de tecnología de consumo, 2014 será el año con más lanzamientos en la historia de los gadgets. Y es que esta vez en Las Vegas hubo una convergencia de firmas que se preparan para una guerra comercial y tecnológica que tendrán como escenarios las salas de estar de millones de familias, gimnasios y calles.

¿Qué revoluciones nos esperan? Los analistas y fabricantes predicen que los automóviles eléctricos tendrán su despegue. En México será interesante ver cómo Nissan responde a las expectativas creadas por sus contratos con compañías de taxis, sobre todo en Nueva York y el DF.

Otra tendencia: la tecnología usable. Así, se habla ya de la inminencia del reloj de Apple (¿el iWatch?). Desde el año pasado se comenzó a vender el Gear de Samsung y se espera el Sony uno, alcanzando los esfuerzos de Pebble, que lleva ya varios meses en el mercado. Para los clavados del fitness, Fitbit y Jawbone, así como Nike (Fuelband) seguirán liderando el mercado de muñequeras inteligentes.

En cuanto a la sala de la casa, los analistas del sector coinciden en que en 2014 será la madre de todas las batallas, ya que cualquier dispositivo será multitasking para llamar la atención de los consumidores. Consolas de videojuego (Wii, de Nintendo; Xbox, de Microsoft, y PlayStation, de Sony), televisores inteligentes capaces de conectarse a la red y ofrecer aplicaciones como Netflix y otros servicios de tv en línea, hometheaters, bocinas.

Eso sí, a pesar de que 2014 será un año de enormes lanzamientos (ya vienen las nuevas Mac, las Google Glass, versiones de smartphones, impresoras de nueva generación… más miles de aplicaciones), el gasto global decrecerá 1%, llegando a 1.1 billones de dólares. La baja será de más de mil millones en el gasto.

La razón central es que los fabricantes tienen que competir con precio y hay tecnologías (como la de impresión, por ejemplo) en las que los márgenes están totalmente pulverizados.

Un dato súper interesante: por primera vez en la historia los países emergentes gastarán en la misma proporción que los más ricos: 50% por bloque, exactamente.

Así que, ¿en qué saldremos a gastar lo que nos quede luego de la quincena y los impuestos, gasolinazos y demás preciosidades?

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson