Nada personal, solo negocios

¿Seremos talla E7 en unos años?

En 2001 Jim O’Neill, del banco de inversión Goldman Sachs, acuñó el término BRIC (Brasil, Rusia, India, China), en referencia a los países emergentes con mejores dinámicas de crecimiento económico. Algunos optimistas, con base en el desarrollo impresionante de China, le corrigieron la plana y tendían a sacar a Pekín de la alineación y nos metían un poquito con calzador, para dejar el bloque en BRIM.

Pero en 2005 O’Neill se aplicó y creó un nuevo equipo: el MINT, evidentemente encabezado por México, más Indonesia, Nigeria y Turquía.

En ese afán multilateral, la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), acuñó la liga E7: China, India, Brasil, Rusia, Indonesia, México y Turquía. Estas naciones son las que crecerán más hacia 2050, para desplazar a algunas economías, entre ellas las de Reino Unido y Francia.

Según PwC, desde 2030 las E7 ya tendrán economías más grandes que las de ambos países. Para ese año solo dos naciones europeas tendrán un producto interno bruto más grande que México: Rusia y Alemania. En 2050, México las habrá rebasado.

¿Qué calcula PwC para México al mediar el siglo? Que seremos la sexta economía mundial, con un PIB (calculado en términos de poder adquisitivo) de 8.014 billones de dólares (a valor de 2014). La mayor economía, como lo es desde 2014, será China, con más de 61 billones; seguida de la India, más de 42 billones, y Estados Unidos, más de 41 billones. Indonesia será cuarta, con 12.2 billones, y Brasil quinta, con 9.1 billones.

El salto de México es impresionante: del lugar 11 actual pasará al 9 en 2030 y al 6 dos décadas después. ¿Llegaremos a ese sexto lugar? En una de esas, con ganas hasta llegamos al quinto, al rebasar a Brasil.

¿De qué depende? Al leer el reporte de PwC “El mundo a 2050: ¿seguirá el cambio en el poder económico global?”, creo que, sin duda, dependerá de que se aproveche el crecimiento actual en EU y la tendencia en el sector de manufactura del regreso de plantas desde China a Norteamérica.

PwC advierte sobre riesgos políticos y sociales, incluidos algunos que nos suenan por estos días, entre ellos corrupción, marco legal, confianza y facilidad de negocios, así como el débil crecimiento en general desde hace varias décadas.

Ya nos olvidamos del Mexican Moment y este análisis nos trae un Mexican Future.

Que eso que nos hizo perder el momento no sea lo mismo que nos hipoteque el futuro.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson