Nada personal, solo negocios

Un tachún tachún… pero para la sardina

El atún es la proteína animal más barata disponible en México.

Se cotiza, puesto en el muelle, a 1.7 dólares el kilo en promedio. La gran mayoría de ese atún se envasa en unos mil millones de latas anuales. México produce de 150 a 160 mil toneladas de atún al día, lo que nos coloca en el cuarto lugar a nivel mundial.

Pero hay otro pez que la industria quiere entronar como la proteína más barata: la sardina. Mientras la tonelada de atún cotiza en mil 700 dólares, la de sardina en 200. A 0.2 dólares el kilo, no habrá producto animal que lo supere. “Es una locura que en México solo esté en latas y no se consuma sardina fresca con lo barata que es”, afirma Antonio Sánchez Gutiérrez, director general de Grupo Marítimo Industrial (Grupomar), de la marca Tuny. Su tirada es impulsar el consumo de la sardina, como en los años 80, cuando el gobierno y las empresas atuneras lograron despertar el interés por el producto. “El año que viene queremos entrar fuerte con la sardina. Ahora estamos en la parte de permisos y en la instalación de una planta de procesamiento en Ensenada”, agrega. La inversión prevista aquí es de 20 mdd.

Hasta ahora la producción de sardina en México se destina solo a harina de pescado y no a consumo directo, al estilo del blanco del Nilo. “Hay una especie —la sardina Monterrey— que tiene un tamaño perfecto para que sea fácil de procesar y congelar y no solo enlatarlas”, agrega el empresario.

Si bien ellos concentran 30% del mercado del atún, el negocio con este producto está topado por la imposibilidad de aumentar las exportaciones. Este año, anunciaron una inversión de 75 mdd para comprar tres barcos nuevos. Con ellos, la empresa duplica su capacidad. “México tiene una cuota internacional de atún que tiene que usar porque con el tiempo puede perderla y no nos conviene como país. Con más barcos se puede mantener. El otro es nuestro propio crecimiento”.

Se espera que en diciembre, la OMC dé un veredicto positivo hacia México con respecto a volver a exportar atún con el sello dolphin safe no solo a Estados Unidos, sino a los mercados secundarios que este país blindó frente al atún mexicano.

Mientras, Grupomar seguirá impulsando la sardina como el nuevo producto poderoso del sector, como cuando se impulsó el atún en los 80.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson