Nada personal, solo negocios

El sol calienta más en Honduras que en México

Hay 4 mil millones de dólares de inversión en proyectos de energía solar parados por un nuevo arancel a las importaciones de paneles solares”, me decía Héctor Olea, CEO de Gauss Energía, la empresa líder en este sector. Gauss Energía —que preside Daniel Servitje— tiene una de los mayores huertos solares del país, Aura I, en Baja California Sur.

Desde hace un año el SAT realizó una recalificación arancelaria y la importación de paneles fotovoltaicos pasó de cero a 15 por ciento. “Es el único país del mundo que tiene aranceles en los paneles solares”, agrega Olea. De esta medida no estuvieron avisados —según Gauss— ni la Secretaría de Economía ni la de Energía, ni los organismos que trabajan en pos de Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética, que tiene la meta de que para 2024, 35 por ciento de la energía sea a partir de fuentes no fósiles.

Los paneles son centrales en las inversiones de cualquier proyecto solar, ya que representan hasta 60 por ciento de las inversiones. “La vemos como una medida expropiatoria, sobre todo para empresas que ya han invertido en lo previo —terrenos y adecuaciones— y que se topan con esto de los aranceles”, dice el CEO.

Tal vez eso los puso con la vista fuera del país. Acaban de inaugurar esta semana Aura II en Honduras. Con una inversión de 120 millones de dólares montaron un parque en 150 hectáreas con una capacidad de 61 megavatios (casi el doble que su versión mexicana). Con este parque, Honduras sube al segundo lugar en Latinoamérica en generación de energía solar, después de Chile y por encima de México.

Para ese proyecto de expansión internacional, Gauss contó con el apoyo del Bancomext (este es el primer proyecto de infraestructura de una empresa mexicana que financia), el IFC y la banca de desarrollo alemana.

¿Más proyectos en la mira de la empresa que crearon Servitje con Eduardo Tricio y José Ignacio Mariscal? “Por ahora no. Queremos esperar el proceso de subastas de la Sener, para lo que nos tenemos que preparar, para ser tan competitivos como las energías convencionales”, afirma Olea. Según sus cálculos, los costos de la energía eólica y la solar están parejos y compiten cabeza a cabeza. Eso sí, los equipos de viento no cuentan con ningún arancel extra como los paneles solares.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson