Nada personal, solo negocios

¿Qué sentiría Rincón Gallardo hoy?

La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad es el único tratado internacional de derechos humanos presentado por México en toda su historia.

Su autor fue un pionero en los temas de discriminación: Gilberto Rincón Gallardo.

Hace 10 años, después de luchar en el país, subió este tratado a la arena internacional y hoy es el documento en el que se basan las exigencias y los derechos de las personas con discapacidad en todo el planeta.

Ayer, en Los Pinos, se conmemoraron 8 años de la puesta en vigor de esta Convención y la propia Mercedes Juan (hoy directora de Conadis) cerró su discurso con el lema de este tratado “nada de nosotros sin nosotros”.

¿Cuánto se ha avanzado en el país que parió la Convención? No mucho.

Recién a fines de abril, el Senado aprobó una reforma a la Ley General de Educación a favor de la educación inclusiva. “Esto beneficiará a 5.1% de la población que tiene alguna discapacidad”, dijo Juan Carlos Romero Hicks, presidente de la Comisión de Educación. Pero no solo es tener ‘aulas inclusivas’, el proceso empieza muchos años antes, en los magisterios. Sin maestros capacitados de nada sirve la exigencia de la ley. Capacitar a los maestros en este tema fue uno de los compromisos firmados por Peña en 2012.

¿Estadísticas? Hoy no se sabe cuántas personas con discapacidad hay en el país. El último dato (7.6 millones de personas) es de 2010, pero si tenemos en cuenta que la OMS calcula que en promedio es 10% de la población de un país, estamos más cerca de los 12 millones que de 7.6. 5 millones no son poca cosa.

Ayer el Presidente hizo un anuncio al respecto: “Se creará un Sistema Nacional de Información sobre Discapacidad: el Registro de Personas con Discapacidad y su Sistema Georeferencial”.

Habrá datos, habrá reformas pero nadie habló de presupuesto… “y no hay derechos sin presupuestos”, me susurraba en el evento un dirigente de una ONG.

A unos minutos de ahí en un hotel de la ciudad, “Éntrale” —la Alianza por la Inclusión Laboral de Personas con Discapacidad—, que impulsa Alejandro Ramírez desde el Consejo Mexicano de Negocios, presentó una iniciativa para facilitar su acceso al mercado laboral. Y me impactó un dato que soltaron allí: según estudios de la OIT, la exclusión de las personas con discapacidad del mercado laboral representa una pérdida de entre 3 y 7% de PIB en países en vías de desarrollo.

Solo lo medible es mejorable, solo lo que tiene presupuesto es aplicable. Las leyes solas y hasta las mejores Convenciones son letra muerta si no hay proyectos integrales detrás.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson