Nada personal, solo negocios

¿Una secretaría de viento y sol?

Once mil 300 mdd. Se dice fácil, pero es una suma de gran proporción que equivale a lo que se ha invertido en energías renovables en México de 2006 a 2013. Con eso, el “país del sol”, como muchos denominan a México en la industria de las renovables, figura como el octavo mercado, entre 55 naciones emergentes, en este sector.

Según el reporte Climatescope 2014, que cada año publica Bloomberg New Energy Finance, México es el cuarto receptor de estas inversiones en América Latina y las recientes reformas podrían llevar al país a mejores lugares en los próximos años.

“Las energías limpias tienen un papel relevante”, se asegura. Como sucede en la economía total, en la región domina Brasil con la mayor inversión en este nicho (algo en lo que son expertos los brasileños, con varias décadas empujando las mezclas de combustible con etanol), y México va en el segundo.

Bloomberg reporta que para 2013 las energías limpias generaban hasta 3.4 gigawatts, 5 por ciento del total energético del país, cifra enorme que puede crecer, pues de lo invertido el año pasado, dos terceras partes fueron para nuevos proyectos.

En este contexto, no hay que perder de vista que, aunque las reformas aprobadas en el sector energético apuntan sobre todo a la generación vía combustibles fósiles (petróleo, gas natural, carbón...), hay quien ve enorme potencial de enfocarse en renovables, sobre todo energía solar: según Energybiz.com, México podría convertirse en un dinamo de la generación solar por celdas fotovoltaicas.

Son tres razones las que ofrece Camilo Patrignani, de Greenwood Energy: en 2015, gracias a las reformas, diversos proyectos solares serán la base para que México genere hasta 24 gigawatts. Otra es que ante el agotamiento de las fuentes tradicionales de energía, el potencial de insolación del país comenzará a darle la razón a las inversiones en generación fotovoltaica, con lo que la energía solar tendrá mejor dinámica de mercado.

Y en tercer lugar, dice Patrignani, la energía solar ofrece una oportunidad para superar la vieja infraestructura que caracteriza las redes eléctricas del país, por lo que este renglón atraerá nuevas inversiones.

No sería desdeñable pensar que para 2015 México podría dar un salto cuántico en cuanto a la recepción de inversiones en energías limpias, cortesía de las secretarías del viento y del sol.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson