Nada personal, solo negocios

La información privilegiada de Shell

De acuerdo con Ben van Beurden, director general de Royal Dutch Shell, el gigante anglo-holandés tuvo todo el tiempo un as bajo la manga al momento de presentar sus propuestas con las que se llevó nueve de los campos adjudicados en la última ronda 2.4 de aguas profundas.

Shell se llevó nueve de las licitaciones otorgadas por la Comisión Nacional de Hidrocarburos, cuatro sola, cuatro en alianza con Qatar Petroleum y una con Pemex.

¿De qué arma secreta habló Van Beurden en la presentación de los resultados del cuarto trimestre de 2017 un día después de la licitación? Pues la certeza de que en el Golfo de México tenían nuevos descubrimientos a tiro de piedra de la zona de Perdido, una región salpicada de yacimientos en aguas profundas de EU y México.

A decir del ejecutivo, Shell aplicó un “proceso en extremo disciplinado” para fijar sus posturas en las licitaciones. La empresa iba por 13 adjudicaciones y se quedó con nueve, “lo cual es un muy buen resultado”. Este proceso estuvo basado en “información de primera mano en Perdido que no queríamos revelar (…), por lo cual lo hicimos público hasta después de la ronda de licitaciones”.

Se trata, en efecto de un mega descubrimiento en el pozo Whale, en Perdido, pero del lado de EU. De por sí, en esa zona Shell es una de las petroleras con mayor actividad. La empresa considera que las inversiones comprometidas en la parte mexicana, así como el esquema fiscal y de pago de regalías se compensará pronto, con una recuperación de la inversión asegurada, aún con la volatilidad en los precios de los hidrocarburos. Con base en los 40 años de Shell en el Golfo, Van Beuren no tiene empacho en reconocer que la empresa tiene un gran conocimiento de qué riquezas se pueden encontrar en aguas profundas, inclusive en el lado mexicano y aún antes de que el país abriera su sector petrolero. Shell tiene todo para ser la mayor empresa explorando y produciendo en aguas profundas mexicanas.

Así, en un solo día, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell adquirió el potencial para convertirse en la petrolera más importante en el México del siglo XXI. A cien años de que firmas británicas y estadunidenses dominaban el panorama petrolero nacional, la historia se repite tras la reforma energética.

De su día de gloria, Van Beuren dijo que “ganamos todo lo que queríamos en Perdido” y que, en el caso de los bloques que ganó con Qatar Petroleum, uno de sus grandes socios a escala global, le dio seguimiento vía WhatsApp con Saad Sherida al-Kaabi, CEO de esa empresa. “Nos enviamos mensajes para felicitarnos mutuamente por lo ganado”.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson